Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salen de las cárcel las dos hermanas que obtuvieron la libertad a cambio de un transplante de riñón

Las hermanas Scott estaban condenadas a cadena perpetua por un robo cometido hace 16 años.- El gobernador de Misisipí les perdonó la pena a cambio de que Gladys le donara un riñón a Jamie

Gladys y Jamie Scott saludan a sus familiares, tras abandonar la cárcel
Gladys y Jamie Scott saludan a sus familiares, tras abandonar la cárcel AP

Jamie y Gladys Scott fueron setenciadas a cadena perpetua por robar 11 dólares hace 16 años. La historia dio un vuelco hace unos días cuando gobernador de Misisipí decidió perdonarles a cambio de que Gladys le donara un riñón a Jamie , sometida a un tratamiento de diálisis desde hace años.

Las dos hermanas han abandonado hoy el centro penitenciario de Pearl a las 8.00 (15.00 hora peninsular española) y han sido recibidas por su madre, sus hijos y cientos de activistas que ven su salida de la cárcel como la culminación de la intensa campaña puesta en marcha para conseguir su liberación. Las hermanas les han dedicado un "gracias, gracias" mientras eran conducidas al coche en el que han abandonado la instalación penitenciaria.

MÁS INFORMACIÓN

No solo la puesta en libertad de Jamie y Gladys ha sido visto como una victoria. El lobby de la comunidad afroamericana llevaba reclamando desde 1993, año en el que fueron setenciadas, su perdón ya que consideraban que la pena impuesta a las dos fue inusualmente exagerada. Fueron setenciadas de por vida por un robo a mano armada en el que obtuvieron un botín de 11 dólares (8,5 euros). Ninguna de las dos mujeres tenía antecedentes criminales y las víctimas del robo no resultaron heridas.

El gobernador de Misisipí, el republicano Haley Barbour , dijo hace una semana que había decidido concerles la libertad porque Jamie, de 38 años, necesita un transplante y porque el tratamiento médico que recibe "es una carga para el Estado", unos 200.000 dólares anuales. Barbour ha insistido en que los jefes de la prisión ya no piensan que las hermanas, que de seguir en la cárcel tenían la posibilidad de optar a la libertad condicional a partir de 2014, sean una amenaza para la sociedad.

Ya han surgido las primeras críticas al motivo de la excarcelación. Michael Shapiro, jefe de la unidad de trasplante de órganos del centro médico universitario Hackensack de Nueva Jersey, ha criticado que un trasplante haya sido la condición para que las hermanas Scott hayan salido de la cárcel y la ha calificado de falta de ética y probablemente ilegal.

La fecha del transplante no ha sido todavía fijada aunque tiene caracter de urgencia, tal y como se establecía en el comunicado del gobernador Barbour que anunciaba la puesta en libertd de las hermanas el pasado 29 de diciembre.