Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rouco vaticina una "grave crisis social" por las leyes progresistas

Miles de personas asisten en Madrid a la misa en defensa de la familia cristiana.- El Papa, con una conexión en directo desde el Vaticano, ha bendecido a los asistentes

Miles de católicos -muy lejos del medio millón que dijeron los organizadores- han asistido en la Plaza de Colón de Madrid a la misa por las familias para reivindicar la familia tradicional. Familias uniformes (esposa, marido e hijos) pero de muy distintos tamaños, hasta proles de una decena larga de hijos. El arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, ha dicho en su homilía que las leyes progresistas como la del aborto o la de la eutanasia, son la manifestación de un crisis "mucho más honda" en sus causas que la económica o la política.

Por cuarto año consecutivo y convocada por la Archidiócesis de Madrid miles de católicos españoles y de otros puntos de Europa acuden a esta cita que este año lleva por lema La familia cristiana, esperanza para Europa. Cuentan que acuden para defender a la familia tradicional de lo que consideran ataques del Gobierno socialista y de los políticos, ataques que aglutinan términos genéricos como aborto, divorcio o incluso eutanasia.

Entre los asistentes se ven muchas familias con niños y carritos de bebé, grupos de chavales, grupos de personas mayores, colas para confesarse a la vista de todos y centenares de voluntarios que se dedican a tareas diversas, desde mantener el orden a recoger la colecta. En la plaza se ha instalado un altar presidido por una enorme cruz blanca, de veinte metros, visible desde cualquier punto.

A mediodía ha comenzado la Misa de la Sagrada Familia, conducida por el cardenal Rouco Varela, acompañado por medio centenar de obispos, casi todos españoles. Con una conexión vía satélite desde el Vaticano, el Papa Benedicto XVI ha dado su bendición a los asistentes y ha rezado el Angelus. El Papa ha instado a las familias a ser "auténticos santuarios de fidelidad, respeto y comprensión" y las ha alentado a vivir con renovado entusiasmo la vocación cristina en el seno del hogar, "como genuinos servidores del amor que acoge, acompaña y defiende la vida", ha dicho.

El cardenal Rouco Varela ha asegurado en su homilía a las familias cristianas presentes en la plaza de Colón que están "ante un reto histórico formidable: ser instrumentos imprescindibles de la esperanza para Europa en una de sus horas más complejas y dramáticas. ¡No hay que tener miedo al afrontar la responsabilidad histórica que divide el matrimonio y la familia cristianamente con la fortaleza de la fé!".

A juicio del cardenal, que no ha hecho ninguna referencia expresa al Gobierno, "siempre que se cuestiona y se niega la verdad del matrimonio y la familia [...] las consecuencias negativas no se hacen esperar. Se ciegan las fuentes de la vida con la práctica permisiva del aborto. Se banaliza con la eutanasia hasta extremos hace poco tiempo impensables, la responsabilidad de vivir y de respetar la vida del prójimo".

Tras el mensaje del papa, la homilía y la colecta, 300 sacerdotes han dado la comunión a los presentes. El acto se ha cerrado con la llegada de los Reyes Magos, "los de verdad", ha recalcado Rouco, "los de verdad porque adoran a Dios". Melchor, Gaspar, Baltasar y Benedicto XVI se han llevado los mayores aplausos.

Entre otras jerarquías, han estado junto a Rouco el presidente del Pontificio Consejo para la Familia, cardenal Ennio Antonelli; el arzobispo de Avignon (Francia), Jean Pierre Cattenoz y el obispo de Roermon (Holanda), Franciscus Jozef Maria Wertz. También han asistido la mayoría de los obispos españoles, encabezados por el prefecto de la Congregación del Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, el ex primado de Toledo Antonio Cañizares, y los cardenales eméritos de Sevilla, Carlos Amigo, y de Valencia, Agustín García-Gasco. El nuncio del Papa en Madrid, arzobispo Renzo Fratini, ha estado acompañado por los de Gran Bretaña y de Kazajistán.

Con motivo de esta celebración, se han cortado al tráfico algunas vías en el área delimitada por el Paseo de Recoletos, Castellana y las calles Génova y Goya.