Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El año pasado se hicieron 105.000 operaciones de cirugía estética en España

Las intervenciones cayeron un 27% por la crisis

La cara es lo que menos gusta a los españoles. O, por lo menos, de lo que más se operan: las cirugías faciales representaron el 41,6% de las 105.000 operaciones de estética que se hicieron en España el año pasado, según el primer informe al respecto que ha hecho la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (Secpre).

La cifra representa aproximadamente un 27% menos que el año anterior, y la caída se debe a la crisis, dijo Francisco Menéndez-Graíño, vicepresidente de la sociedad. Estas operaciones "están íntimamente ligadas al nivel social y económico", y con la crisis bajan, como lo hacen "la venta de coches y de pisos", explicó Ezequiel Rodríguez, presidente de la Secpre.

Aunque no era efecto del estudio, los expertos coinciden en que, a cambio, hay un aumento de otros procedimientos estéticos, como el uso de bótox, porque, de alguna manera, las personas preocupadas por su aspecto optan por algo más barato.

Y es que las intervenciones son caras. Solo las clínicas ingresaron unos 106 millones de euros por estas operaciones, lo que supone más de mil euros por cada una. Y en esa cuenta no entran los honorarios de los médicos, que pueden ser desde otro tanto hasta seis veces esa cifra, dijo Menéndez-Graíño, porque no hay unas tarifas unificadas y todo depende de la competencia (de si hay muchas clínicas o pocas en la zona) y del nivel económico de la región.

Después de la cara, lo que más se operaron los españoles fueron el pecho (el 28,8%) y se hicieron liposucciones (el 19%).

Las mujeres son la inmensa mayoría de las clientas de estos centros: ellas se hicieron un 87,7% de las operaciones. La mayor parte (el 42,9%) tenía entre 30 y 44 años. Solo el 22,5% era menor de 20 años. Los casos de menores de edad son "excepcionales", dijo Antonio Porcuna, presidente de la Fundación Docente de la Secpre, porque no pueden pagárselo y porque, según los profesionales, ellos no son partidarios de hacerlas ya que el cuerpo de los adolescentes no está todavía formado. Rodríguez indicó que en los más jóvenes las operaciones que se hacían (orejas, asimetría mamaria) eran por prescripción de un psicólogo, y las asumía la sanidad pública.

Por intervenciones, la más demandada es la liposucción, seguida del aumento de mama, la rinoplastia, la blefaroplastia (párpados) y la abdominoplastia. Este orden es similar al del conjunto de las operaciones del mundo (cambia el orden de las operaciones de párpados y de nariz).

En términos absolutos, los estudios indican que España está entre el puesto 12 y el 15 en número de intervenciones. El líder es EE UU, seguido de China y Brasil. Pero proporcionalmente a la población "estamos al nivel de EE UU", dijo Rodríguez.