Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La comunidad educativa ve ciertos avances pero insiste en abordar más cambios

Reclaman un pacto que supere la pelea ideológica

La comunidad educativa ha reconocido ciertos avances en la educación española, como la mejora de 20 puntos en la comprensión lectora en PISA 2009 con respecto a 2006, pero ha advertido las desigualdades entre autonomías e insistido en la necesidad de cambios.

Para el presidente de la Confederación Nacional Católica de Padres de Alumnos (CONCAPA), Luis Carbonel, demuestran que las cosas no han cambiado apenas en los últimos 10 años, por lo que, asegura, no basta con mínimos cambios, sino que hay que "acometer un gran cambio del sistema educativo", lo que sería "estupendo" desde un pacto, pero si no "habría que hacerlo de todas formas".

Por su parte, el vicepresidente de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa), Jesús María Sánchez, valoró que España en las últimas décadas haya evolucionado a mayor velocidad que otros países. No obstante, dijo que hay que redoblar esfuerzos, por lo que reclama a las administraciones una mayor inversión, entre otras medidas.

Desde los sindicatos de la enseñanza pública, las desigualdades entre comunidades ha sido la mayor preocupación mostrada. En concreto, el sindicato de profesorado ANPE ha asegurado que estas diferencias regionales "anulan toda propuesta de equidad en el sistema", por lo que es preciso "intervenir con decisión". Esta opinión ha sido compartida por el secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO, José Campos, quien ha insistido en que el "gran problema" es la falta de inversión pública, mientras que para el presidente de Enseñanza del sindicato de funcionarios CSIF, Eliseo Moreno, esto se acentúa por la inexistencia de un pacto. Por su parte, el portavoz de STES, Augusto Serrano, ha sido más optimista al declarar que los españoles "no quedan nada mal" porque la media de la OCDE es "muy alta". Para la Federación de Enseñanza de USO, el informe revela que la educación sigue instalada en la más absoluta mediocridad, de lo que tiene culpa en parte la excesiva politización de la educación.

Desde las patronales, Antonio Rodríguez-Campra, presidente de la

Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), mencionó las fuertes desigualdades entre las comunidades y apuntó que para terminar con esta situación lo primero que hay que hacer es reconocer los datos. A su juicio, la radiografía que hace la OCDE supone "un aldabonazo muy fuerte a los que tienen componentes ideológicos", por eso ha pedido a todos los partidos que hagan un esfuerzo para ir al pacto, pero sin

ideología.

Por su parte, Juan Antonio Ojeda, secretario general de Escuelas Católicas (FERE-CECA y EyG), ha dicho, en una primera valoración, que si bien se produce un ligero avance, hay que "intensificar el paso e, incluso, innovar en las respuestas" y acometer reformas en profundidad, como la relativa a la formación del profesorado.

Por último, el presidente de la Plataforma Mejora tu Escuela Pública (MEP), Juan José Nieto, incidió en la necesidad de una mayor autonomía de los centros, de un pacto educativo "que aborde con valentía la situación y propicie una educación de calidad al margen de ideologías y vaivenes políticos".