Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud traslada al juez la información sobre el brote de sarampión en Granada

El objetivo es que se tomen medidas que eviten la transmisión de la epidemia ante la negativa de algunos padres de vacunar a sus hijos

La Delegación de Salud de Granada ha ordenado hoy trasladar toda la información pertinente sobre el brote de sarampión en la capital a la judicatura. El objetivo es que considere la posibilidad de adoptar otras medidas que eviten la transmisión, ante la negativa de algunos padres de vacunar a sus hijos. El primer caso se detectó en un colegio del Albaicín pero ya hay 36 personas afectadas y el virus circula por la ciudad.

La semana pasada se realizó la advertencia: si no se conseguían los niveles de vacunación necesarios para cortar la transmisión, se daría traslado a los tribunales. Se han remitido tres cartas y un burofax a los padres reiterándoles la necesidad de vacunar a sus hijos, pero como no han contestado, la Junta de Andalucía pone los hechos en conocimiento de un juez.

Los expertos destacan lo contagioso que es el sarampión y consideran, según ha informado Salud en un comunicado, que para "controlar al epidemia" es necesario vacunar a la práctica totalidad de niños susceptibles, aquellos mayores de 12 meses.

Requerimiento a los padres

Desde que se detectó el primer caso se han hecho varios requerimientos a los padres y se les ha informado de la necesidad de vacunar, si no lo estaban, o de completar el número de dosis para estar inmunizados. Como esta vacuna es voluntaria, la autoridad sanitaria no está habilitada para obligar a los padres a vacunar a sus hijos.

Estaba previsto que el sarampión se erradicara en 2010, sin embargo en enero de 2009 la revista médica The Lancet ya publicó un estudio que ponía en duda las previsiones. La publicación reveló que entre 2006 y 2007 se había registrado 12.132 casos de sarampión, la mayoría en niños sin vacunar. Los expertos señalaban en 2009 que los insuficientes índices de vacunación son la causa de que el sarampión no hubiera desaparecido.