Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 57% de los dirigentes médicos opina que la píldora del día siguiente es abortiva

El 62% apoya el aborto libre en los tres primeros meses y el 29% que se despenalice la eutanasia

A los dirigentes de los colegios médicos no les afecta lo que digan la Organización Mundial de la Salud o las agencias del medicamento europea y española. Un 57% opina que la píldora del día siguiente es abortiva, en contra de lo que establecen esos organismos. De hecho, un 7% de ellos incluso niega que tenga acción anticonceptiva. Es una de las conclusiones de un trabajo hecho por la consultora PWC con 450 miembros de las juntas directivas de los colegios provinciales y autonómicos que se reunieron en abril en la II Conferencia de la Profesión Médica. La muestra es reducida, pero se trata de cargos elegidos por los colegiados, que son más de 200.000. Por eso el presidente de la Organización Médica Colegial, Juan José Rodríguez Sendín, opina que es "lo más representativo que hay".

La encuesta se centra en 16 temas, algunos de actualidad para el gran público y otros de mucho interés para los profesionales. Entre los temas más candentes están los siguientes:

Píldora del día siguiente. Aparte de su supuesto carácter abortivo, el 94% afirma que se abusa de ella. A los médicos no les gusta la decisión del Gobierno de permitir que se adquiera sin receta en las farmacias, que solo apoya el 5,3%. El 48% afirma que debería ser gratuita, pero disponible solo en los centros de salud (algo que no sucede con prácticamente ningún fármaco salvo las vacunas en periodo de campaña). Un 22,3% de ellos considera que nunca debe darse a menores de 16 años, lo que dificultaría el objetivo declarado del Gobierno de que se use para evitar embarazos y abortos en esas edades.

Aborto. El 62% considera que debería ser legal el aborto "en el primer trimestre [de embarazo] si una mujer o su médico lo deciden". Esta afirmación coincide con la nueva ley, que estipula el aborto sin necesidad de dar explicaciones hasta las 14 semanas. En el extremo opuesto destaca que hay un 8% que cree que no debería permitirse ni aunque exista "una seria amenaza para la vida de la mujer". Un 13% afirma que en casos de violación o incesto la mujer debe ser obligada a seguir con el embarazo. El 70,3% está en desacuerdo con que las menores de 18 años puedan abortar, en casos excepcionales, sin el consentimiento paterno. El rechazo al aborto llega al extremo de que un 50,1% opina que no se debe ni siquiera enseñar en las facultades.

Eutanasia. El 97,3% está de acuerdo en aplicar tratamientos para eliminar el dolor aunque acorten la vida del paciente, frente a un 1,9% que cree que es mejor que el paciente sufra hasta el final. Aunque más de la mitad (el 54,3%) opina que los cuidados paliativos y la eutanasia pueden desarrollarse en paralelo, un 85,3% piensa que antes de regular la muerte digna, las Administraciones deben asegurarse de que los cuidados paliativos llegan a todos. Esto es coherente con que un 14,5% cree que si hubiera cuidados paliativos, no habría peticiones de eutanasia.

Sobre el hecho de que se les pida quitar la vida a un paciente incurable que está sufriendo y lo pide, un 29,1% cree que debería despenalizarse, pero solo un 21,7% estaría dispuesto a hacerlo. De hecho, algunos quieren estar tan lejos de este supuesto que un 56,3% afirma que la eutanasia ni siquiera es un acto médico.

Sobre otros aspecto que afectan más exclusivamente a los profesionales, destacan dos: un 16% afirma sin ambages que faltan médicos, y un 20% cree que no. El resto opina que solo hay carencias en algunas especialidades y comunidades. Sobre la formación, que se va a modificar con la inclusión de temarios comunes para distintas especialidades (lo que se ha llamado la troncalidad), un 27,1% lo rechaza. Menos de la mitad, el 45,8%, apoya el sistema que se ha definido (que exista troncalidad para muchas de las especialidades, con excepciones). El resto cree, sin embargo, que hay que ir más allá, e implantar años de formación común para todos. Un 52% cree que no hacen falta más facultades.