Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El portavoz del Vaticano tiende una mano a las víctimas de abusos

Lombardi pide a las víctimas que "contemplen la Iglesia cada vez más como un posible aliado"

"La iglesia debe liberarse de la plaga de los abusos y dar el buen ejemplo en la lucha" contra estos crímenes. El día después de que un centenar de familiares y víctimas de esta violencia cometida por sacerdotes católicos se reunieran por primera vez a pocos metros de la cúpula de San Pedro para pedir más transparencia en la gestión de los escándalos de pederastia, la Iglesia ha contestado a los manifestantes por medio de una carta (texto en italiano) de su portavoz Federico Lombardi. Él mismo en la tarde de ayer dio la cara frente a los miembros de Survivor's Voice (la Voz de los Supervivientes) que llegaron a la Urbe Eterna desde Estados Unidos, Bélgica, Reino Unido, Australia, Holanda y, por supuesto, Italia.

Cuando Lombardi acudió a la plaza de Castel Sant'Angelo, a pocos pasos de San Pedro, fue abucheado con gritos de "vergüenza" y "basta ya". En ese momento los organizadores de la manifestación no estaban presentes, así que Lombardi se retiró discretamente, minimizando el incidente; y más tarde, sobre las ocho, recibió a los fundadores del grupo de supervivientes en la sede de la radio vaticana. Un encuentro que Paola Leerschool, portavoz de esta asociación internacional que intenta coordinar a las víctimas, definió como "sereno, satisfactorio y el comienzo de un diálogo".

Lombardi subraya que su misiva de hoy es personal y no se trata de un comunicado oficial de la Santa Sede. Sin embargo, sus palabras no dejan de sonar como una mano tendida a las personas que sufrieron violencia cuando eran niños y adolescentes, y pone la primera piedra para un diálogo directo con ellos: "Tienen que contemplar la Iglesia cada vez más como un posible aliado", aboga.

"La plaga de los abusos sexuales es una de las grandes plagas del mundo actual", escribe, y aunque "lo que ocurre dentro de la Iglesia constituye sólo una pequeña parte de lo que ha ocurrido y sigue ocurriendo en el mundo entero", "la Iglesia debe ser la primera en liberarse de esta plaga", "que aumenta más fácilmente cuando está escondida". Para ello, los esfuerzos tienen que ser conjuntos y compartidos: "esta lucha [contra los abusos] debe ser combatida entre todos", clama mientras anima a las víctimas "a unir sus fuerzas".

Lombardi, a pocos días de la visita del Pontífice a España, ha escrito también que la investigación y la intervención por parte del Vaticano deben ser más rápidas, aunque "la Iglesia ha hecho y hace mucho", tanto que "la mayoría de los crímenes pertenecen al pasado".