Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lluvia permite la rápida dispersión de la mancha de fuel vertida al mar en Tarragona

La inspección ocular confirma que los residuos se han emulsionado en el agua - Desactivada la alerta por contaminación

La fuga de fuel y gasoil vertida ayer al mar frente a la costa de Tarragona por la refinería Asesa, empresa participada al 50% por Repsol y Cepsa, ha quedado dispersada en la superficie marina con ayuda de las precipitaciones caídas a lo largo de la pasada noche. Los medios aéreos de Salvamento Marítimo han confirmado esta mañana la velocidad con que ha desaparecido la mancha, que afectó una extensión de unas 160 hectáreas con entre 115 y 1.100 litros de residuos, según estimaciones provisionales del Gobierno.

La aparente desaparición del vertido ha permitido desactivar el plan de contingencia y retirar las 11 embarcaciones que trabajaron para contener el escape. También implica que no habrá grandes manchas que alcancen el litoral tarraconense, pero no supone ninguna mejoría en el plano medioambiental: los residuos se han emulsionado con el agua, no son visibles, pero el efecto contaminante persiste.

Flotando en el agua

"Este tipo de hidrocarburos son como aceite en el agua: no se puede disolver, nunca desaparecen. Queda flotando en el agua y se acaba oxidando, generando otro tipo de compuestos residuales", detalla el experto en vertidos de la Universidad de A Coruña, Primitivo González.

Las embarcaciones destinadas a la zona han seguido trabajando para dispersar la mancha de hidrocarburo a lo largo de la noche con la ayuda de una climatología propicia para esa tarea: las lluvias han acelerado la dispersión del vertido, cuya responsabilidad la Generalitat de cataluña atribuyó a Asesa. La empresa asume que sufrió una fuga en la mañana del lunes pero la acotó al interior del puerto de Tarragona.

Investigación

La subdelegación del Gobierno ha abierto una investigación que analizará ambas muestras de residuos, las obtenidas en alta mar y los recogidos en la terminal, para esclarecer la responsabilidad del vertido. "Definiremos si son dos vertidos diferentes y si habrá que exigir responsabilidades a la empresa", ha explicado la subdelegada del Gobierno en Tarragona, Teresa Pallarès.

La entidad ecologista Greenpeace ha recordado que la zona de Tarragona se halla bajo "graves riesgos de contaminación" debido a la "sobrecarga" de actividades relacionadas con el sector petroquímico.

La asociación advierte que estos riesgos aumentarán si el Gobierno no paraliza los dos nuevos pozos que Repsol prevé abrir frente al delta del Ebro tras realizar unas prospecciones que garantizaron la viabilidad de explotación de los yacimientos. Esas tareas provocaron dos escapes de crudo que Repsol no notificó a las autoridades. El Juzgado de Instrucción número 3 de Tarragona ha abierto la vía penal contra la compañía y ha imputado en la causa a dos directivos por un posible delito contra el medio ambiente.