Más de 100 detenidos en una operación contra la pornografía infantil en España

Los 400 policías que han participado en la operación se han servido de un programa informático desarrollado en Noruega

Un jardinero, estudiantes, algún profesor, dos guardias civiles y un policía local, empresarios, tenderos, ingenieros, jóvenes de 20 y hombres de 50, del norte, sur y centro de España... Las 97 personas relacionadas con la descarga de vídeos de contenido pedófilo en Internet descubiertas en la última operación de la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional (BIT) solo tenían un punto en común: son hombres. Las mujeres, por el momento, se mantienen al margen de la pederastia en la Red. Pero, salvo por el sexo, el perfil del ciberpederasta es tan variado que no existe, según va comprobando la policía conforme aumentan las operaciones por este tipo de delitos.

Los crímenes de pornografía infantil no dejan de crecer por la expansión de Internet, pero las nuevas tecnologías también aumentan la posibilidad de perseguirlos y condenarlos. Los nuevos software que usan la policía y la guardia civil permiten rastrear cada vez con mayor eficacia los archivos con contenido pornográfico que circulan en las redes de intercambio de archivos (Peer to peer, o P2P) en la Red. Uno de estos sistemas es el NordicMule, desarrollado por el Servicio Nacional de Investigación Criminal de Noruega y usado por primera vez por la Policía Nacional en la operación hecha pública hoy. El software permite a los agentes rastrear quién y dónde se está descargando un determinado archivo, sea cual sea el nombre que se le haya dado.

A los vídeos pedófilos que circulan por la Red muchas veces se les pone un título aparentemente inocuo para no despertar las sospechas de la policía. Por ejemplo: "Las 10 mejores canciones de los Beatles". Cuando el que busca su canción favorita de John Lennon se lo baja, se encuentra con imágenes de sexo con menores. Gran parte de las denuncias que llegan a la policía proceden de estos descubrimientos de ciudadanos anónimos.

El NordicMule hace una medición del vídeo y halla una especie de ADN que permite localizarlo con sus diferentes nombres ?por lo general siempre hay una denominación original que sí indica el contenido pedófilo? y ver quién (qué ordenador, según la dirección IP) se los está descargando.

Con este sistema la policía halló en la primera fase de la operación 20.000 conexiones relacionadas con 857 enlaces P2P a vídeos de pornografía infantil que se habían encontrado. A partir de ahí, se descartan primero las descargas de imágenes cuyo título no sea sexual ?porque han podido ser accidentales, como la del tipo que se encontró con "las 10 mejores canciones de Los Beatles"?.

La segunda criba elimina las descargas realizadas en el extranjero. La tercera quita de en medio a aquellos ciudadanos que no hayan concluido la descarga. Y hay una cuarta selección: para que se produzca la detención es necesario que el ciudadano se haya bajado entre tres y cinco archivos; si solo son uno o dos, la policía considera que ha podido ser casual.

A través de todos estos descartes, de las 20.000 conexiones analizadas la policía se centró en 157, que finalmente llevaron a pedir 97 órdenes de entrada y registro para revisar los ordenadores; a detener a 57 personas y a presentar pruebas ante los jueces respecto de otras 47.

"Cuando el detenido vive con su familia se viven situaciones muy duras en los registros", relatan fuentes policiales. "Es un delito que lleva a la ruina familiar, social (porque los vecinos ven llegar a la policía y acaban enterándose de lo que ha pasado) y laboral si los archivos se han descargado en el ordenador de la oficina y se hace allí el registro".

La policía está investigando si uno de los detenidos puede ser también productor de imágenes. Es un jardinero madrileño de 31 años en cuyo ordenador se hallaron fotos de sus dos sobrinas, de 7 y 14 años, en actitud sexual. Los agentes estudian ahora si distribuía este u otro material creado por él.

Los delitos de pornografía infantil descubiertos por la Policía Nacional y la Guardia Civil pasaron de 45 en 2000 a 392 en 2006. En 2008 y 2009 superaron el millar. Durante los primeros seis meses de 2010, han sido ya 932. La BIT ha detenido este año a 280 personas. La tenencia de pornografía infantil está castigada con penas de cárcel de tres meses a un año o multa; y la distribución, con prisión de uno a cuatro años.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50