Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva imagen de la primera radiación del Big Bang

El observatorio 'Planck', de la Agencia Europea del Espacio, completa su mapa del fondo de microondas

Unos 340.000 años después del Big Bang, el universo se había enfriado lo suficiente desde su superdenso inicio como para hacerse transparente y generar la radiación más antigua que se puede ver y ahora, 13.700 millones de años después, permea todo el universo como un fondo frío. Se llama la radiación cósmica de fondo de microondas y se conoce desde 1964. Pero entonces, cuando se detectó por primera vez, parecía uniforme, sin rastro alguno de fluctuaciones de temperatura o densidad, lo que suponía un problema para los cosmólogos: Si el universo era tan uniforme en su infancia, ¿cómo explicar la condensación posterior en galaxias y grupos de galaxias? No fue hasta la última década del siglo XX cuando, gracias al satélite Cobe, de la NASA, se detectaron por fin unas ligerísimas fluctuaciones que después otro satélite, también estadounidense, el Wmap, esta midiendo con enorme éxito. De esas fluctuaciones nacieron las galaxias. Ahora es la Agencia Europea del Espacio (ESA), la que se ha sumado a esta exploración del universo más primitivo observable con su sonda Planck, que acaba de generar su primer mapa de la radiación de fondo de microondas.

"Con estos resultados no estamos dando una respuesta, sino abriendo la puerta a través de la cual los científicos podrán buscar los eslabones perdidos que permitirán comprender cómo se formó el universo y cómo ha evolucionado desde entonces", ha declarado David Southwood, director científico de la ESA, acerca del mapa de Planck. "Tanto la imagen en sí como su altísima calidad rinden un tributo a los ingenieros que diseñaron, construyeron y operan esta misión de alta tecnología, ahora ha llegado el momento de empezar a aprovechar su altísimo potencial científico".

La imagen de la bóveda celeste de Planck es el resultado de las observaciones realizadas desde agosto de 2009 hasta junio de 2010. La nave fue lanzada al espacio (junto con el telescopio de infrarrojo Herschel) en mayo del año pasado, tardó mes y medio en llegar a su lugar de trabajo (a una distancia de 1,5 millones de kilómetros) y empezó a observar el cielo en cuando se completó la fase de calibración de los instrumentos.

La estructura moteada de la radiación de fondo que se aprecia en la imagen refleja las variaciones de densidad primordiales a partir de las cuales se originó la estructura del universo que actualmente se observa. En la imagen, la banda central transversal corresponde al plano de nuestra galaxia, la Vía Láctea, y abajo, a la derecha, se aprecia una gran nube de gas. También se distinguen otras galaxias, como Andrómeda, situada a 2,2 millones de años luz de la Tierra, y otras más lejanas aún que se ven sólo como puntos en la radiación de microondas..

Plank, que costó unos 600 millones de euros, fue diseñada para captar con un detalle nunca alcanzado hasta ahora esas fluctuaciones de temperatura en la primera luz observable del universo. El análisis de sus resultados debe permitir a los científicos avanzar en el conocimiento de la estructura del cosmos (las galaxias y cúmulos de galaxias) e incluso inferir cuáles eran las condiciones antes de que se emitiera la radiación de fondo, incluida la de momento hipotética fase de inflación cósmica, instantes después del Big Bang.

Más información

  • El observatorio 'Planck', de la Agencia Europea del Espacio, completa su mapa del fondo de microondas