Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Gates donan 1.200 millones para mejorar la salud materno-infantil

Cada año mueren más de 380.000 mujeres por problemas relacionados con el embarazo y el parto

La Fundación Bill y Melinda Gates sigue con su campaña de marcar cada problema de salud mundial con un donativo que haga imposible no hablar de él. Y no hacer algo. Esta vez, con motivo de la conferencia Women Deliver 2010, han anunciado la entrega de 1.500 millones de dólares (1.200 millones de euros) en cinco años para reducir al máximo los problemas de salud asociados al embarazo y al parto, una situación que se cobra la vida de más 380.000 mujeres al año. Y de millones de niños en los rpimeros años de vida.

"En los países con menos recursos económicos los embarazos y los partos habitualmente terminan en tragedia. Por ello, nuestro objetivo es lograr un mundo donde cada nacimiento suponga una alegría y una esperanza de futuro", dijo Melinda Gates.

"Cada año, millones de recién nacidos mueren en cuestión de días o semanas y cientos de miles de mujeres mueren durante el parto", señaló la codirectora de la fundación. "La tasa de mortalidad se ha mantenido elevada durante mucho tiempo, lo que ha llevado a pensar que es difícil solucionar este problema. Sin embargo, consideramos que podemos prevenir la mayor parte de estas muertes - y a bajo coste bajo - si se toman las medidas apropiadas". Gates destacó la importancia de diseñar programas de salud integral para mujeres y niños que aborden múltiples necesidades, tales como planificación familiar, cuidado prenatal, parto seguro y nutrición.

"Hay que invertir en las mujeres. Esta es una de las mejores inversiones que podemos hacer para las generaciones presentes y futuras. Queremos que el 2010 marque un punto de inflexión en la salud de las mujeres", afirmó en el mismo acto el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon. ""Unos simples análisis de sangre, consultas con los doctores, y una ayuda cualificada en el momento del parto, puede marcar una gran diferencia", apuntó. "Si añadimos el acceso a algunos antibióticos, transfusiones de sangre, y una sala de operaciones limpia, el riesgo de una muerte puede ser eliminada casi al completo", indicó.