Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Multada en Francia una mujer por conducir con 'niqab'

La policía alega que la vestimenta obstruye el campo de visión.- La noticia se conoce en pleno debate por la intención del Gobierno de Sarkozy de prohibir el velo integral en los espacios públicos

Dos motoristas dieron el alto el dos de abril a una mujer con burqa que conducía un Mercedes en Nantes. "Cuando el agente se acercó me dijo: `Yo no sé en su país, pero aquí no se conduce así' Yo le respondí que su país era el mío, porque yo era francesa", aseguró ayer la mujer en el periódico Le Parisien . "Luego me dijo que me iba a multar con 20 euros por conducir en condiciones que pueden dañar mi seguridad y la de los otros". La denuncia se tramitó y la mujer denunció el hecho el viernes. El hecho ha formado cierto revuelo en Francia, cuyo Gobierno, el martes, anunció una ley que prohibirá, seguramente antes del verano, una ley que prohibirá a las mujeres musulmanas llevar el velo integral en todos los lugares públicos, incluida la calle.

El abogado de la mujer, Jean-Michelle Pollino, que no ha revelado el nombre de la mujer, recordó que el artículo en cuestión por el que había sido multada su cliente, el 412-6 "exige que todo conductor vaya vestido y actúe de manera que pueda ejecutar todas las maniobras de la conducción". Y añadió: "Hasta ahora se había multado a gente por comer un sándwich o fumar un cigarrillo, pero nunca por ser musulmán". La mujer aseguró que se trataba de una evidente "discriminación". El abogado, entrevistado el viernes en varias emisoras de radio se preguntaba a su vez, con cierta ironía: "¿No va el mismo motorista con peor ropa, ya que lleva un casco integral?".

El episodio se enreda por momentos. El ministro del Interior, Brice Hortefeux, ha enviado una carta al titular de Inmigración, Eric Besson, a fin de que investigue al marido de la denunciada, recientemente convertida al islam, porque "vive en situación de poligamia con cuatro esposas y tiene doce hijos". Además, Hortefeux asegura que el marido pertenece al movimiento extremista Tabligh. En el escrito remitido a su colega de Inmigración, Hortefeux añade: "Le estaría muy reconocido si investigara estos hechos que, de confirmarse, podrían acarrear al interesado la retirada de la nacionalidad francesa".