Entrevista:ALLAN GOODMAN Presidente del Institute of Internacional Education

"En la Universidad, cada semana es Davos"

Allan E. Goodman preside el Institute of Internacional Education, una entidad estadounidense que lleva 90 años fomentando los estudios universitarios en el extranjero y que hoy gestiona más de 200 programas, entre ellos, las becas Fulbright o el Study Abroad. Experto en diplomacia pública y relaciones exteriores, fue asesor de Inteligencia de la Administración del presidente estadounidense Jimmy Carter. El desarrollo del primer programa de intercambio para la Academia de Diplomacia de Moscú y de un programa de estudios diplomáticos para el Ministerio de Exteriores de Vietnam son sólo dos puntos a destacar en su apabullante currículo.

Goodman, el primer estadounidense que dio una conferencia en la República Popular China, estuvo recientemente en Madrid en la presentación de la fundación Universidad.es, una entidad creada por el Gobierno para proyectar la imagen de las universidades españolas en el exterior.

Pregunta. ¿Qué supone hoy una beca Fulbright para un investigador?

Respuesta. Multiplica las opciones. Si no existiera, los estudiantes irían a Reino Unido o Francia..., unos pocos países. La Fulbright permite pensar en otros destinos, como Egipto, India... abre mucho el campo de acción.

P. Ahora se habla de megacampus, donde se agreguen centros de estudio, de investigación, empresas... ¿cómo será la universidad del futuro?

R. Cada universidad tiene circunstancias e historia diferentes y afronta estos retos de forma diferente. Algunas abrirán campus en el extranjero, otras permanecerán como centros pequeños, y otras se dedicarán exclusivamente a la investigación. Cada una es un mundo y va a evolucionar de forma diferente.

P. ¿Qué papel han de jugar los fondos privados en la universidad?

R. Cada universidad tiene una misión, un objetivo. Puede ser la investigación, la extensión universitaria, crear ciudadanos globales preparados para afrontar los nuevos retos... Ese objetivo es lo que debe guiarlas y no obtener beneficios privados.

P. ¿Qué retos tiene hoy la universidad ante sí? ¿Son distintos en EE UU?

R. Todas las universidades tienen algo en común, que quieren atraer a más estudiantes. Luego, las hay que quieren hacerse más potentes en el ámbito de la investigación. Pero el reto común debería ser que cuando un estudiante acabe la universidad tenga una formación que le permita acceder al mercado laboral con garantías de éxito, que sea capaz de encontrar un trabajo.

P. ¿Qué papel juega la universidad y, concretamente, los intercambios, en la diplomacia?

R. Las universidades son un soporte fundamental para la diplomacia política. Si la diplomacia tiene como misión fundamental reducir conflictos y fomentar el entendimiento, la Universidad es el lugar ideal. El Foro económico de Davos es un punto de encuentro para intercambiar ideas, pero ocurre una semana al año; en la Universidad, cada semana es Davos.

P. ¿De qué adolecen las relaciones exteriores hoy?

R. Se gasta mucho en defensa, en guerras y conflictos, mientras la diplomacia pública no está tan desarrollada. Las becas Fulbright o el Instituto Cervantes deberían estar mucho más potenciados por ser puntos de encuentro.

P. La Universidad de Nueva York ha abierto un nuevo camino al tener campus en muchos países, ¿cree que en España sería posible un modelo similar?

R. Nueva York ha cambiado la definición de universidad. Su innovación es que es la misma universidad en todo el mundo. Puedes empezar el semestre en un sitio y acabarlo en otro. España tiene un grandísimo potencial en este sentido. Comparte idioma con América Latina y puede hacer algo parecido.

P. ¿Cuál es el mayor reto de las universidades hoy?

R. Tener capacidad de absorber a los estudiantes de países en vías de desarrollo. En sus países quizás no exista la infraestructura necesaria para obtener un título superior. Lo primero que tienen que hacer las grandes potencias es facilitar la llegada y, donde no sea posible, habrá que llevar la propia universidad.

LUIS SEVILLANO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS