Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre en coma logra comunicarse gracias a un escáner

Un estudio revela que algunos pacientes en estado vegetativo tienen actividad cerebral y pueden responder "sí" o "no" a preguntas sencillas

Un hombre al que se consideraba en estado vegetativo desde hace cinco años ha logrado comunicarse y responder o no a preguntas de sus médicos usando únicamente su mente, según revela un estudio en el que han participado científicos de las universidades de Lieja (Bélgica) y Cambridge (Reino Unido), cuyas conclusiones publica el New England Journal of Medicine y que, según los expertos, puede modificar el modo de tratar a los pacientes en coma.

El hombre, de 29 años y procedente de un país de Europa del Este, sobrevivió a un accidente de carretera en 2003. No puede moverse ni hablar, por lo que desde entonces se le creía en estado vegetativo. Pero tras detectar en él signos de consciencia, los científicos decidieron aplicar un escáner de última generación sobre su cerebro mientras le realizaban cuestiones sencillas como "¿su padre se llama Thomas?". Los resultados mostraron que, al detectar la pregunta, se activaban las mismas zonas de su mente que las que se pondrían en marcha en una persona sana.

"Nos quedamos atónitos cuando vimos el resultado del escáner del paciente. Era capaz de responder correctamente a cuestiones simplemente modulando sus pensamientos, que fueron fácilmente descodificados por la máquina", explica Adrian Owen, profesor de neurología de la Universidad de Cambridge.

El estudio se realizó con 23 pacientes considerados en coma. En cuatro de ellos, el escáner detectó signos de conciencia. "Personas aparentemente en coma podrían ser interrogadas sobre su dolor", asegura la neuróloga belga Audrey Vanhaudenhuyse, que advierte, no obstante, que "no todos los pacientes en estado vegetativo tienen actividad cerebral". El escáner podría igualmente "permitir a los pacientes expresar sentimientos y decidir ellos mismos sobre cuestiones como la eutanasia", añade el profesor Steven Laureys, de la Universidad de Lieja.

El caso de este paciente recuerda a otro parecido revelado recientemente, el del belga Rom Houben, al que se consideró en coma durante 23 años tras un accidente de tráfico. Con ese criterio se le trató hasta que una revisión de las pruebas permitió a los investigadores de la Universidad de Lieja aventurar que no estaba tan desconectado. Su historia trascendió a la prensa hace dos meses, pero entonces los científicos sólo adelantaron que Houben podía comunicarse mediante un dispositivo conectado a un ordenador.