Prisión provisional para el presunto violador de Valls

El Juzgado le imputa un delito de agresión sexual

El Juzgado de Instrucción número 1 de Valls (Alt Camp) ha decretado esta tarde la prisión provisional y sin fianza para un joven de 22 años que fue detenido el pasado martes por haber cometido supuestamente dos violaciones sexuales. El juez le imputa un delito de agresión sexual. El acusado, residente en Alcover, pasará esta noche en la cárcel de Tarragona.

El juez tomó esta decisión tras tomar declaración a una de las víctimas y a dos testigos que resultaron claves para localizar y detener al imputado. También se ha practicado una rueda de reconocimiento y un reconocimiento de voz. La otra mujer que sufrió una violación aún se encuentra ingresada en un centro hospitalario de Barcelona y no declarará hasta que reciba la alta médica, lo que puede tardar algunas semanas, según fuentes de la investigación.

El detenido habría realizado la primera agresión durante la madrugada de la noche de Reyes. Acosó a la víctima, una mujer de unos treinta años, con una navaja y la violó en plena calle del centro de la ciudad cuando ella se dirigía hacia la estación de tren. "Perdón, señora", dijo después el agresor a la mujer, según las mismas fuentes.

La segunda violación se produjo siguiendo un procedimiento similar. El acusado abordó supuestamente a una mujer de 48 años por la espalda en la madrugada del 10 de enero y en una zona próxima al lugar de la primera agresión. La víctima, de origen suramericano, salía de trabajar de una residencia geriátrica cuando sufrió el acoso, durante el cual resultó herida. El agresor la empujó al suelo provocándole una fractura de clavícula y un fuerte golpe en la cabeza, lesiones por las que sigue ingresada en un hospital de Barcelona. Su evolución es favorable aunque el proceso de recuperación se alargará varias semanas, apuntaron fuentes de la investigación.

La detención del presunto violador atajó un nerviosismo creciente en Valls. Desde que trascendió la sucesión de dos violaciones, la población no ha dejado de especular sobre el autor de las agresiones y la hipotética existencia de otras víctimas que no habían denunciado su caso a la policía. La Policia Local y los Mossos se volcaron en las calles para evitar nuevas agresiones: ambos cuerpos reforzaron la vigilancia en horario nocturno e incrementaron el número de patrullas y de agentes de paisano.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS