Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"La presión ciudadana y diplomática facilitó la salida de los activistas de Greenpeace"

El activista liberado Juan López de Uralde sostiene que el trato recibido fue desproporcionado y que volvería a hacerlo "una y mil veces".- El embajador de España en Dinamarca defiende a la justicia danesa

La situación del director de Greenpeace España, Juan López de Uralde, y los otros tres arrestados -la noruega Nora Christiansen, el suizo Christian Schmutz y el holandés Joris Thijssen- se desbloqueó gracias a la presión conjunta de los cuatros países implicados (España, Noruega, Suiza y Holanda), principalmente, y a la colaboración de Greeenpeace con las autoridades, según informa la propia organización desde Copenhague. López de Uralde ha señalado, además, que el trato recibido ha sido desproporcionado y que volvería a hacerlo "una y mil veces".

Según cuentan fuentes de Greenpeace, a bordo del barco Rainbow Warrior, de la organización ecologista, los agentes de la policía danesa pidieron a los activistas detenidos el martes, tras 20 días de arresto, su colaboración para poder salir de prisión. En concreto, los agentes solicitaron los nombres de los otros cinco activistas que conducían coches y ayudaron a López de Uralde y el resto de miembros de la ONG a colarse en la cena de jefes de Estado y de Gobierno ofrecida por la reina Margarita durante la Cumbre del Clima en la capital danesa.

"Estos cinco nombres de los activistas es la justificación de la policía pero la explicación a esta salida es la presión de los países a las autoridades danesas", ha asegurado López de Uralde al diario EL PAÍS. "La realidad es que desde el primer día el presidente de Greenpeace Dinamarca [Mads Christensen] ofreció su colaboración a la policía", ha añadido López de Uralde en la rueda de prensa a bordo del Rainbow Warrior. "Por eso creemos que [la liberación] ha sido posible gracias a la presión ciudadana y a la presión internacional", ha añadido.

La policía danesa llamó al director ejecutivo de Greenpeace en Dinamarca, Mads Christensen, y le pidió que facilitase los nombres de los otro cinco activistas. Christensen contactó con los implicados y éstos se ofrecieron voluntarios para atender las exigencias policiales. A partir de ese momento, según Greenpeace, cambió la postura de las autoridades y los cuatro detenidos salieron el miércoles de la cárcel.

"Quedan presos del clima tras la cumbre. Esto es desproporcionado. Es grave que esto haya ocurrido en un país europeo en el siglo XXI", ha recordado López de Ugalde antes de su rueda de prensa en Copenhague. El español, que mostró ayer su indignación y sorpresa por su arresto, ha señalado asimismo que los presos comunes les apoyaban y han aplaudido su protesta desde el principio.

Los periodistas le han recordado a Uralde las palabras del embajador de España en Dinamarca, Melitón Cardona, que ha defendido la actuación de la justicia danesa. "No he sido crítico con la justicia danesa sino con el proceso al que se nos ha sometido, que ha sido desproporcionado y en ocasiones innecesariamente cruel", ha señalado el director de Greenpeace España. El español ha recordado que el grupo de activistas ha sido sometido a "un trato durísimo", en el que no les dejaban llamar a sus familiares, leer un libro ni recibir correos electrónicos.

Los cuatro activistas han estado detenidos 21 días en prisión preventiva, acusados de un triple delito de suplantación de cargo público, falsificación de matrícula de vehículo y allanamiento de morada. El español ha reclamado, además, un espacio para la protesta pacífica.

"Es un despropósito"

En relación a esta liberación, el abogado de Greenpeace España, José Manuel Marraco, ha comentado hoy que se han movido "muchos factores", entre ellos "el de la solidaridad que ha despertado este caso y también el sentido común". En una entrevista en el programa Hoy por Hoy de la cadena SER, el abogado de la organización ecologista ha confirmado que la vista que estaba convocada para hoy en Copenhague ha sido suspendida y que los cuatro activistas, que permanecen en libertad con cargos, están a la espera de juicio en Dinamarca.

Barroco comparte con López de Uralde la indignación por la actuación de las autoridades danesas. "Nos hemos visto sorprendidos, que un país tan avanzado como Dinamarca, que promueve el acceso a los valores ambientales, haya cometido el error de esta detención", ha dicho el abogado, que ha llamado a la reflexión por esta situación que ha calificado de "despropósito".

En este sentido, el abogado de la ONG ha criticado la legislación de Dinamarca: "La ley danesa que se ha promovido en todo esto habrá que ver ahora si es acorde con los derechos humanos porque se ha forzado la prisión preventiva como una represalia". Asimismo Barroco ha asegurado que se "quiere criminalizar a las asociaciones ecologistas y de medio ambiente" y ha recordado un caso similar en 1994 cuando otros activistas protestaron ante los Reyes de España y fueron detenidos sólo durante un día.

"No me sorprende"

Sin embargo, el embajador de España en Dinamarca, Melitón Cardona, no se mostraba sorprendido por todo este asunto. "A mí no me sorprende porque, aunque los daneses tienen una reputación, luego tienen una dureza extraordinaria en ejecutar sus leyes sin contemplaciones", ha dicho en declaraciones a la cadena SER. Cardona se ha desmarcado de las críticas al sistema judicial danés: "Lo que me parece asombroso es poner en duda el sistema de judicial danés".

El diplomático español, en cambio, reconoce que la falta de información por parte de las autoridades ha sido un hecho que no ha sentado nada bien en la embajada. "Hemos expresado nuestro estupor por la falta de información en todo este caso y nuestro cónsul les hizo llegar nuestro malestar", ha afirmado.

TRES SEMANAS DE CAUTIVERIO

- La detención. Juan López de Uralde, director de Greenpeace España, y Nora Christiansen, coordinadora de Desarrollo de la ONG, se intentaron colar el pasado 17 de diciembre en la cena oficial que organizaba la reina Margarita II de Dinamarca por la Cumbre del Clima en un coche con una matrícula falsa con la numeración 007 y el logotipo de Greenpeace. En la antesala del recinto desplegaron una pancarta que decía: "Los políticos hablan, los líderes actúan". Fueron detenidos junto a otro activista, Christian Schmutz. El día siguiente la policía detuvo también a Joris Thijssen.

- La prisión. Los cuatro han estado encarcelados desde esa fecha en la prisión de Vestre Faengsel. Uralde ha pasado todas las fiestas recluido, sin ver ni hablar con su familia hasta el pasado martes, cuando le visitaron la esposa y el hermano.

- Las acusaciones. La policía baraja tres posibles delitos contra los activistas: suplantación de un cargo público (con una pena de dos a tres meses de prisión), falsificación de matrícula diplomática (de dos a tres meses) y allanamiento de morada con la agravante de que se trata de una sede de la Corona de Dinamarca y estaba presente la Reina (hasta seis años de prisión).

- La liberación. Una hora antes, alrededor de las 17.30 de la tarde de ayer, los abogados les comunicaron que iban a salir. Moratinos avisó a la familia. Quedaron libres.

Más información