Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Sanidad madrileña teme que la ley antitabaco restrinja la libertad

El consejero Güemes advierte de que "las prohibiciones no suelen dar buen resultado"

"Las prohibiciones no suelen dar buen resultado", ha asegurado esta mañana el consejero de Sanidad madrileño, Juan José Güemes. Se refería a la reforma de la ley antitabaco, que incluirá la prohibición total de fumar en lugares públicos cerrados. Pese a que el consejero ha empezado asegurando que "es muy difícil opinar sobre un texto" que aún no conoce, enseguida se ha lanzado a enumerar todos los problemas que, a su juicio, entrañaría el endurecimiento de la ley. Las prohibiciones, ha asegurado, siempre suponen "una restricción de la libertad individual, y hay que ser muy cuidadosos cuando se restringe la libertad individual".

El consejero madrileño ha abogado por realizar una "evaluación rigurosa" de la actual ley antitabaco antes de realizar cualquier reforma. Sería necesario, ha dicho, "convencer a la sociedad de que hay una justificación para modificar la ley". Además, el Ministerio de Sanidad debería "realizar una memoria económica que evalúe el coste de la medida", añadió. "Todo el sector de la hostelería se ha visto obligado a hacer unas inversiones muy importantes para adaptarse a la ley, inversiones que aún no han sido amortizadas".

Güemes ha citado también una encuesta europea que refleja que "hay una mayor incidencia del tabaquismo desde que se aprobó la ley, habiéndose roto la tendencia anterior". Y ha añadido: "No digo que sea la causa, pero al menos debería hacernos reflexionar antes de restringir más las libertades individuales, ya que las prohibiciones no suelen dar buenos resultados". Sobre la unanimidad que la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, ha manifestado que quiere conseguir antes de reformar la ley, el consejero aseguró: "Si el ministerio busca realmente el consenso, cualquier medida debe ser más global y no consistir meramente en una prohibición".

El vicepresidente y portavoz del Gobierno regional, Ignacio González, fue aún más allá en la defensa de la libertad de los fumadores. Aseguró que su Gobierno defiende "la libertad de elegir de la gente", informa Europa Press. "Creo que con esto del tabaco hay que mantener una actitud de respeto; lógicamente, a la legalidad, pero también a la libertad", afirmó. En su opinión, lo que deben hacer las autoridades sanitarias, si consideran que el tabaco es "tan perjudicial para la salud", es prohibirlo "definitivamente". Sería "lo lógico", añadió. "Que no se pueda comercializar con el tabaco, y así es como se acaba. Creo que lo otro es poner puertas al campo".