Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso aprueba la reforma de la ley del aborto

Han sido 184 votos a favor, 158 en contra y 2 abstenciones.- Sólo el Grupo Popular ha votado en contra.- El texto será remitido al Senado

El proyecto de ley del aborto ha superado el trámite del Congreso y ha sido aprobado por el Pleno del Congreso con el apoyo de siete partidos: PSOE, PNV, ERC, BNG, IU, ICV y Nabai. Han votado en contra de la Ley Orgánica de Salud sexual y reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo una parte de CiU, el PP, UPN y UPyD. Es decir, sólo el Grupo Popular ha votado en bloque en contra de la ley, con una intervención radicalmente en contra de su portavoz Santiago Cervera, pero con un tono más moderado que el que empleó en el debate de totalidad la portavoz de Igualdad del PP, Sandra Moneo.

Han sido 184 votos a favor, frente a 158 en contra y 2 abstenciones.

"No hay consenso", "se busca dividir y crispar" y el Gobierno cambia la agenda política para "paliar sus amplias incompetencias", ha asegurado Cervera que, no obstante, ha omitido expresiones como el ataque a la maternidad que sí empleó el PP en el debate de totalidad.

El texto resultante irá ahora al Senado e incorpora modificaciones como el reconocimiento de la objeción de conciencia individualizada, la garantía de la educación sexual, la subvención de los anticonceptivos de última generación y, sobre todo, el matiz para los abortos de las mujeres de entre 16 y 18 años.

A ese consenso se ha incorporado el PNV que por primera vez en su historia, no tiene libertad de voto para sus diputados. Joseba Agirretxea, portavoz del PNV, ha asegurado que el texto resultante ha mejorado sustancialmente, gracias a que se han admitido parte de sus enmiendas, como la que obliga a informar a los padres de las mujeres de 16 años, salvo que hay conflicto entre los padres y la hija.

La socialista Carmen Montón ha asegurado que el texto es fruto del consenso, puesto que sólo un grupo parlamentario, el popular, ha votado en bloque en contra de la ley. "Legislamos para que se reconozca el derecho a decidir de las mujeres sobre su maternidad", ha asegurado Montón.

La tesis de la socialista y de los portavoces que apoyan la ley es que se trata de una norma integral que busca prevenir los abortos y que, por primera vez, saca el aborto del Código penal para incluir medidas preventivas y disminuir el número de interrupciones voluntarias del embarazo.

Obligación de informar

El proyecto de ley del aborto permitirá interrumpir su embarazo a las chicas de 16 y 17 años siempre que informen antes a uno de sus progenitores o tutores legales. El documento será luego enviado al Senado.

El texto permite que las menores no informen a sus padres o tutores de su intención de abortar si hay sospechas fundadas de que la decisión puede conllevar problemas de violencia en el seno familiar. La propuesta recibió el visto bueno de la Comisión de Igualdad de la Cámara Baja la semana pasada con la inclusión de modificaciones de varios grupos parlamentarios. El PP votó en contra y CiU se abstuvo.

El proyecto de la nueva Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo prevé también que todos los colegios impartan educación sexual y que los alumnos de Medicina y Enfermería estudien en sus carreras cómo se practica un aborto.

Además el texto también reconoce el derecho a la objeción de conciencia a los profesionales sanitarios implicados directamente en la interrupción de un embarazo y prevé financiar en parte o en su totalidad los anticonceptivos de última generación.

División en el PP

La cuestión del aborto ha dividido a los diputados del PP pero la dirección del partido ha logrado que no provoque una tensión interna excesiva. Con todo, el asunto es tan delicado que el PP ha decidido matizar su posición. Por ello, ha decidido cambiar de portavoz en la subcomisión del aborto. En lugar de Sandra Moneo será Santiago Cervera.

Entre el sector duro está la portavoz en la subcomisión del aborto, Sandra Moneo. Persona cercana a la dirección y embarazada de casi ocho meses, protagonizó un durísimo discurso cuando la ley llegó al Congreso, hace tres semanas. Llegó a decir que la norma "priva a la mujer del derecho a ser madre" y que la píldora del día después se reparte "como un caramelo". El discurso de Moneo fue muy bien acogido por los conservadores, y decepcionó a los moderados. Entre ellos se sitúa Celia Villalobos que no se quedó a escucharla. Villalobos ya rompió la disciplina de voto en 2005 por el matrimonio homosexual.

El PP está hoy bastante solo en su rechazo, porque los socialistas han logrado el apoyo de la izquierda y el PNV gracias a las modificaciones. La dirección popular ha decidido cambiar de portavoz. No ha sido Moneo, sino el navarro Santiago Cervera, quien ha subido a la tribuna. No es habitual que el portavoz de la toma en consideración sea distinto al de la aprobación definitiva, aunque fuentes del Grupo Popular insisten en que no ha habido ningún conflicto y simplemente se ha repartido entre las dos personas que han llevado el asunto más de cerca.