Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alarte critica el "fanatismo político" de Font de Mora

El secretario general del PSPV acusa al consejero de "ciego y sordo" por rechazar la ayuda para ordenadores.-El ministro de Educación destaca que 14 autonomías tienen una "teoría distinta sobre la miopía"

Partidos políticos, asociaciones de padres y alumnos, sindicatos y el Ministerio de Educación han salido hoy en tromba a replicar las polémicas declaraciones del consejero de Educación valenciano, Alejandro Font de Mora, que acusó ayer a José Luis Rodríguez Zapatero de "provocar la miopización de muchos niños" por repartir ordenadores de 10 pulgadas. El secretario general del PSPV-PSOE, Jorge Alarte, ha criticado el "fanatismo político" de Font de Mora y ha asegurado que "el ciego y sordo político" es él por rechazar los 11,2 millones del Gobierno para el implantar el programa Escuela 2.0 en todas las aulas de quinto de Primaria.

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, ha destacado en Toledo —precisamente durante la firma del convenio Escuela 2.0 con el Ejecutivo de Castilla-La Mancha— que hay 14 comunidades autónomas que van a cofinanciar el plan que "deben de tener una teoría distinta sobre la miopía".

El ministro, poco dado a entrar en polémicas, ha afirmado que respeta "las teorías de miopía de cada cual", pero se ha lamentado "por los estudiantes y profesores de la Comunidad Valenciana" porque "esta autonomía tenía más de 11 millones para implantar este programa y podía haberlos puesto en valor". Gabilondo ha recordado: "Ni el ministerio distribuye los ordenadores, ni Zapatero tampoco, por si alguno piensa que vamos con un carromato por los institutos".

"No logro explicarme cómo el consejero de Educación ha llegado a esta conclusión", ha reflexionado el delegado del Gobierno en Valencia, Ricardo Peralta, en una reunión con empresarios de la construcción. "Una política inteligente del Gobierno español produce ceguera en determinados políticos", se ha respondido el propio Peralta.

Más lejos ha ido la responsable socialista de Alicante, Ana Barceló, que ha pedido directamente su "dimisión" porque "se trata de un consejero experto en boicotear cualquier iniciativa de progreso y de modernización de la educación". A su juicio, Font de Mora, como "ya hizo con el boicot a la Educación para la Ciudadanía, antepone sus ganas de bronca a las necesidades de mejora del sistema educativo".

Desde la Confederación de Padres Gonzalo Anaya han denunciado que "el sistema educativo valenciano -el que más fracaso escolar presenta- se queda sin portátiles de 10 pulgadas y sin propuesta alternativa de la Consejería de Educación y sin los recursos económicos que deberían de aportar el ministerio y la Generalitat para el plan Escuela 2.0", que hubieran ascendido a 22,4 millones de euros.

Fete-UGT "reprueba" la decisión del consejero y considera "inaudita" la justificación que dio el lunes "para no poner el dinero". No participar en este proyecto "sólo se explica realmente por la situación de bancarrota en la que se encuentra la Generalitat Valenciana".

En la misma dirección, Miguel Ángel Vera, de CC OO denuncia que "son al menos cuatro convenios estatales los que han dejado pasar. El Gobierno valenciano "es responsable de rechazar la financiación estatal para escuelas infantiles, la dotación de material para bibliotecas públicas, para aulas de refuerzo y apoyo para alumnos con dificultad de aprendizaje y desde hoy [por ayer] para recursos informáticos".

Desde Esquerra Unida, Marga Sanz, ha afirmado que "el PP valenciano se ha especializado en perder dinero del Gobierno central, como pasó con el Plan Educa 3", en su "estrategia de victimismo" con Zapatero.

Una estrategia que ha reproducido hoy la portavoz de Educación del PP en las Cortes, María Barrieras, al insistir: "Es indignante que el Ejecutivo de Zapatero haya dejado a los valencianos fuera del proyecto Escuela 2.0".