"Enchufes para todos"

Trabajadores de Bienestar Social y posibles beneficiarios de la dependencia denuncian en Valencia el enchufismo en la empresa que gestiona la ley y el retraso en su aplicación

Un gran enchufe y varias pancartas han presidido la protesta celebrada esta mañana por funcionarios de Bienestar Social y la Plataforma en Defensa de la Ley de la Dependencia frente a la sede de la consejería situada en la calle de Colón de Valencia. El motivo de la queja era múltiple: denunciar tanto la "Administración paralela" montada para gestionar la dependencia en la Comunidad Valenciana a través de la empresa pública Avapsa, como las irregularidades en la selección del personal de esta entidad. Pero también se ha protestado para censurar que estas actuaciones irregulares, según los convocantes, han sido las principales responsables del "fracaso" de la aplicación de la ley en el territorio valenciano.

Más información

No a les externalitzacions, Justícia: investiga les privatitzacions o Stop a la degradació, enchufes para todos han sido algunos de los lemas exhibidos en sus pancartas por los trabajadores de la Intersindical Valenciana. Su responsable de acción sindical, Adel Francés, insiste en la particular forma elegida por Avapsa para seleccionar a las personas encargadas de evaluar el grado de dependencia de las personas que solicitan acogerse a las ayudas de la ley. "Se dejó al margen el personal de la consejería y se contrató a personas que reunieran un perfil que no existe en los planes oficiales de titulación (agente de desarrollo social) y que hubiera completado un curso semiclandestino que impartió la Universidad Politécnica de Valencia", indica Francés.

Para denunciar esta situación, los impulsores de la protesta han colgado decenas de enchufes al lado de la entrada a las dependencias de Bienestar Social, que dirige la consejera Angélica Such. Además, han instalado una máquina tragaperras que, al darle al botón, arroja el resultado del trámite burocrático relacionado con el expediente de solicitud de ayudas. "Es que parece que sea cuestión de azar que te pierdan los documentos o que te atiendan personas que conocen el procedimiento o no", apunta un funcionario. Uno de los remedios a este problema propuesto por la máquina es que los dependientes se acerquen a las residencias de Sedesa, la red asistencial vinculada a la familia del vicepresidente Juan Cotino.

Junto a los funcionarios, los familiares y beneficiarios de la ley de la dependencia han reclamado "no dar ni un paso atrás e la defensa de los derechos sociales".

Al mismo tiempo que se celebraba la protesta, la consejera de Bienestar Social, Angélica Such, se reunía con el presidente del Comité de Representantes de Personas con Discapacidad de la Comunidad Valenciana (Cermi CV). Ante las quejas por las "muy largas esperas" que padecen los expedientes, Such se ha comprometido a implantar un plan de choque para tener realizadas, a finales de año, todas las resoluciones de grado y nivel. Además, la consejera ha anunciado que se creará un Observatorio de Autonomía Personal y Dependencia.

Lo más visto en...

Top 50