El conductor del autobús en el que dos niñas sufrieron abusos es guardia civil

El agente ha sido retirado del servicio cautelarmente y se le imputa un delito de omisión del deber de socorro

El conductor del autobús escolar en el que dos niñas presuntamente sufrieron una agresión sexual por parte de un grupo de compañeros hace una semana en Madrid es guardia civil, han informado fuentes de la Dirección General del Instituto Armado. Los padres de las dos menores han denunciado que este chófer se mantuvo al margen de todo lo ocurrido y no evitó los abusos, por lo que se le imputa un delito de omisión del deber de socorro. Como consecuencia de ello, ha sido retirado del servicio cautelarmente, según las citadas fuentes.

El agente, de 54 años, estaba adscrito al parque automovilístico del Instituto Armado como conductor para el traslado de presos. Al estar trabajando en el transporte escolar, el agente también habría incumplido el Reglamento de la Guardia Civil, que exige exclusividad laboral y que sólo permite determinadas actividades como la docencia, y con limitaciones.

Más información
Agresión sexual en grupo a dos niñas en el autobús escolar
El padre de la niña presuntamente acosada durante el trayecto escolar pide que se haga justicia

Según el procedimiento interno de la Guardia Civil, en el momento en el que a un agente se le imputa un delito, se le incoa inmediatamente un expediente interno y se le aparta del servicio, hasta que un juez civil resuelva su caso.

Los hechos ocurrieron el pasado jueves durante el viaje de regreso desde el instituto Atenea de la localidad madrileña de Villalbilla hasta Loeches. Dos menores de 12 y 13 años fueron sujetadas por las muñecas y los pies por una decena de compañeros. Después las sometieron a tocamientos en sus partes íntimas, sin que el conductor del autocar hiciera nada para impedirlo, según la versión de las niñas. Los padres han denunciado los hechos y piden responsabilidades al chófer por no haber evitado la agresión.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS