Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Benedicto XVI proclama santos a dos españoles en la primera canonización de su pontificado

Carod, Rouco y Moratinos acuden al acto en Ciudad del Vaticano

El Papa Benedicto XVI ha proclamado hoy en el Vaticano cinco nuevos santos, y entre ellos dos españoles, los primeros de su pontificado, Francisco Coll y Guitart (1812-1875) y Rafael Arnáiz Barón (1911-1938). En sus cuatro años de pontificado, Benedicto XVI ha proclamado 573 beatos y 23 santos. Los otros santos proclamados hoy son el belga José Damián de Veuster, el Padre Damián, apóstol de los leprosos, la monja francesa Jeanne Jugan(María de la Cruz), fundadora de la Congregación de las Hermanitas de los Pobres y el arzobispo polaco Segismundo Félix Felinski.

A la ceremonia de canonización han acudido más de 30.000 personas, entre ellas 244 obispos de todo el mundo, que además participan en el II Sínodo de Obispos para África, que se celebra este mes en el Vaticano. Además, ha acudido una delegación de autoridades civiles y religiosas españolas, encabezada por el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y en la que figuran también la subsecretaria María Jesús Figa López-Palop y el director general de Asuntos Religiosos del ministerio de Justicia, José María Contreras, entre otros. También han estado los vicepresidentes de la Generalitat catalana, Josep-Lluis Carod Rovira, y valenciana, Juan G. Cotino Ferrer, en honor a Coll, que nació en Gombrèn (Girona) y fundó la congregación de las Hermanas Dominicas de la Anunciata, que extendería luego a la Comunidad Valenciana y otros lugares de España.

Por parte de la Iglesia española han asistido los cardenales Antonio María Rouco Varela (Madrid), Carlos Amigo Vallejo (Sevilla), Lluis Martínez Sistach (Barcelona), Julián Herranz (presidente de la Comisión Disciplinaria de la Curia Romana) y Antonio Cañizares Llovera (prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos).

Fray María Rafael Arnáiz Barón, religoso cisterciense, nació en Burgos y falleció en el monasterio de la Trapa de San Isidro de Dueñas (Palencia). Igual que Coll, fue proclamado beato por el papa Juan Pablo II.