Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres colegios franceses 'pagan' a sus alumnos por asistir a clase

El dinero obtenido -hasta los 8.000 euros- financiará proyectos comunes como viajes

Tres colegios de Creteil, a las afueras de París, han puesto en marcha este lunes una medida experimental que consiste en premiar económicamente a aquellas clases con una alta tasa de asistencia como forma de combatir el absentismo escolar, ya sea para pagar un viaje de los estudiantes, su carné de conducir o para sufragar cualquier otro proyecto educativo, según informa el diario Le Parisien.

La iniciativa se divide en cuatro periodos de seis semanas, entre septiembre y las vacaciones de Semana Santa, cada uno de los cuales estará dotado con un máximo de 2.000 euros si se cumple el contrato formalizado entre los alumnos y el colegio en términos de asistencia, resultados escolares y disciplina. De este modo, las clases más ambiciosas podrán contar a final de año con un total de 8.000 euros, cuantía que no irá a parar al bolsillo de los alumnos, sino que financiará un proyecto común pactado de antemano entre los estudiantes y la dirección del centro.

Desde su anuncio, la iniciativa, ideada por el rector de los colegios de Creteil, Jean-Michel Blanquer, ha causado un gran revuelo en el mundo educativo y de la política. La ministra gala de Enseñanza Superior, Valerie Pecresse, se ha mostrado "muy reservada" ante esta nueva medida y ha dicho no estar "convencida" de su eficacia, aunque ha señalado que sólo se trata de "un experimento".

Desde el Partido Socialista, Jean-Paul Huchon ha considerado que, "lejos de responsabilizar a los alumnos, se alimenta un sentimiento de injusticia con un riesgo de incremento de la violencia en estos centros". El antiguo ministro francés de Educación Nacional François Bayrou ha tildado la medida de "inaceptable" y ha destacado que representa "una increíble pérdida de los valores tradicionales, que empeorará todavía un poco más los referentes de los jóvenes".

Asimismo, tres sindicatos franceses de enseñanza han denunciado la iniciativa y han subrayado que es "contraria a los valores de la escuela republicana".

El proyecto, que cuenta con el apoyo del ministro francés de Educación Nacional, Luc Chatel, podría extenderse a la mitad de las escuelas de formación profesional de la región de París, si finalmente ofrece resultados positivos.