Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gran asteroide que más se ha acercado a la Tierra

Un astrónomo español descubre un acompañante celeste potencialmente peligroso

Un asteroide de alrededor de un kilómetro de diámetro está acompañando estos días a la Tierra, en paralelo a una distancia de unos 600.000 kilómetros, y lo seguirá haciendo durante una semana más, hasta que sus órbitas se separen. En este acercamiento, que se supone no ha sido el único, ha sido descubierto por el astrónomo español Josep Maria Bosch y ya tiene nombre (2009 ST19). Aunque el estudio de su órbita es todavía muy incompleto, ya que fue observado por primera vez el pasado 16 de septiembre, ha sido incluido en la lista de asteroides potencialmente peligrosos cuya órbita se cruza con la de la Tierra. Los primeros cálculos indican que el acercamiento más peligroso del ST19, que da una vuelta al Sol cada 3,6 años, se produciría en 2038, pero es una fecha que puede variar hacia delante o hacia atrás.

"Es un récord absoluto, es el asteroide de gran tamaño que se ha observado más cerca de la Tierra en toda la historia", explica el leridano Bosch, desde el observatorio de Ager en Lérida, aunque él hizo el descubrimiento en el observatorio privado de Santa María de Montmagastrell. "Estaba intentando recuperar el cometa 137P, tras su paso por detrás del Sol, y no lo conseguí. A la mañana siguiente repasé las imágenes y vi que había un puntito que se movía de forma uniforme", explica. "Mandé los datos de astrometría al Minor Planet Center , el centro de referencia mundial, y dedujeron que estaba en rumbo de colisión con la Tierra, pero como no se volvió a observar pensaron que era un asteroide pequeño que había caído sin consecuencias". Unos días después el objeto celeste fue avistado de nuevo por un programa de búsqueda especializado y entonces se confirmó su tamaño y se le dio el crédito a Bosch, un especialista con una larga trayectoria de observaciones.

Ahora, el actual acompañante celeste, que está a menos de dos veces la distancia de la Tierra a la Luna, será observado por multitud de astrónomos aficionados a lo largo de varias semanas para refinar los datos de su órbita, y se vigilará ya para siempre, aunque se aleje la sospecha de que puede colisionar con nuestro planeta en un futuro cercano.