Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las 'Observaciones Astronómicas' de Donato Creti

El artista italiano pintó los objetos del Sistema Solar que se conocían en el siglo XVIII para acompañar la fundación de un centro en Bolonia dedicado a la investigación

El conde Luigi Marsili (Bolonia, 1658-1730) era comandante militar y geógrafo. Proyectó la creación de una nueva institución en Bolonia dedicada a la investigación y la enseñanza, complementada por una biblioteca especializada, un museo de historia natural, laboratorios de física y química y un observatorio astronómico. El conde logró convencer al Senado de Bolonia y al papa Clemente XI para que apoyaran el proyecto.

Para convencer al Papa de la importancia de contar con un observatorio astronómico, en 1711 Marsili encargó al artista Donato Creti (1671-1749) una serie de pinturas (Observaciones Astronómicas) que presentó al pontífice. En ellas Creti representó los objetos del Sistema Solar conocidos entonces: el Sol, la Luna, los planetas (Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno) y un cometa. El astrónomo Eustachio Manfredi supervisó el trabajo. El plan tuvo éxito, pues gracias al apoyo de Clemente XI se inauguró poco después en Bolonia el primer observatorio astronómico público de Italia. Manfredi, profesor de la Universidad, fue el primer director del observatorio.

Serie de ocho pinturas

La serie Observaciones Astronómicas incluye ocho pinturas (aquí se muestran cinco), cada una con dimensiones de 51 centímetros x 35 centímetros. En todas se muestran escenas rurales y algún objeto astronómico. El artista representó los planetas y la Luna como se ven a través de un telescopio: las imágenes están invertidas, muy magnificadas y con detalles invisibles a simple vista. En el primer cuadro un joven proyecta la imagen del Sol tomada a través de un telescopio en un objeto plano que sostiene en sus manos. En el segundo, la superficie de la Luna, con cráteres claramente visibles, es representada con exquisito detalle. Se aprecian las bandas y la famosa Mancha Roja en la superficie de Júpiter (tercer cuadro) y tres de sus satélites. En el cuarto, Saturno aparece rodeado por un anillo. En el quinto cuadro, se ve un cometa con cabeza y cola En los tres cuadros que faltan están Mercurio, Venus y Marte. En varios de los cuadros aparecen el telescopio y otros instrumentos, que son utilizados por algunos personajes ataviados según el uso del siglo XVIII, mientras otros toman notas y realizan dibujos.

El observatorio de la Universidad de Bolonia fue construído en una torre perteneciente a ese centro. Se hizo conocido a lo largo de los siglos XVIII y principios del XIX por la publicación periódica de efemérides astronómicas, que comenzó el propio Manfredi. En las décadas siguientes se construyeron otros observatorios en Italia: Pisa (1730), Turín (1759), Milán (1760), Padua (1761), Florencia (1774), Palermo (1786) y Nápoles (1788).

La serie Observaciones Astronómicas se expone en los Museos Vaticanos de Roma. La web para ver los cuadros en alta resolución

Montserrat Villar es investigadora del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC) y coordinadora del Año Internacional de la Astronomía en España