Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez decreta el internamiento de dos de los menores acusados de violar a una niña en Huelva

"La amenazaron con hacerle algo si contaba lo que pasó", dice la madre de la víctima, con una discapacidad psíquica

El juez instructor del caso de una niña de 13 años con una discapacidad psíquica que fue violada presuntamente por siete menores en una playa de Isla Cristina (Huelva) el pasado sábado ha decretado el internamiento de dos de ellos en un centro de menores y la libertad vigilada para un tercero, han informado fuentes de la investigación. Otros dos menores ya ingresaron este domingo en un centro de Cádiz. Los dos restantes, de menos de 13 años, se encuentran en su domicilio porque no se les puede imputar debido a su edad.

Gema Artiel, la madre de la víctima, ha reclamado justicia para su hija y ha asegurado que los presuntos autores "la amenazaron en todo momento". En declaraciones a los periodistas, Artiel ha explicado que le costó mucho que su hija le explicara a ella y a su hermana lo sucedido.

"Cuando llegó a casa notamos que le pasaba algo raro -venía con la ropa rajada y con moratones en los brazos- pero no decía nada, estaba como ida; la amenazaron con hacerle algo si contaba lo que pasó", ha declarado la madre, quien ha asegurado que la familia está siempre "muy pendiente de ella porque es muy extrovertida".

"Ese día fue a la feria con su hermana y ya en casa vinieron varias amigas a buscarla para volver. Yo no quería que fuera, pero me dijeron que la traerían a casa no más tarde de las doce de la noche", ha narrado Artiel. Fue de vuelta a casa, según ha relatado, cuando las niñas se encontraron a dos de los chicos, a los que al parecer conocían, y las amigas la dejaron a medio camino de casa.

Justo entonces, cuando iba acompañada por los dos jóvenes, "salió el resto que se encontraba escondido y la arrastraron y la llevaron a la playa, donde hicieron con ella todo lo que quisieron y después la soltaron, amenazándola en todo momento". Esto hace pensar a la madre de la niña que "lo tenían todo pensado", y ha querido dejar claro que su hija "no consintió en ningún momento, como se está diciendo por ahí. Tiene 13 años y además le partieron la ropa y llegó con los brazos llenos de moratones de intentar escapar; no entiendo cómo puede haber gente tan inhumana", ha indicado.

Tras explicar que desde que sucedieron los hechos la niña "está como ida", ha pedido a las madres de los presuntos autores que se pongan en su lugar. "A mí me han destrozado la vida pero a ellas también".

Artiel ha pedido que los siete menores implicados sean juzgados, incluso los que tienen menos de 13 años y, por tanto, carecen de responsabilidad penal porque "todos han estado en el mismo sitio y son todos iguales".