Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Once años de cárcel para un hombre que mató a su perro ante su pareja para intimidarla y quemó su casa

"Mira lo que hago con la perra", advirtió el condenado a la mujer antes de acabar con la vida del animal

La Audiencia de Alicante ha impuesto una condena de 11 años y dos meses de cárcel a un hombre que mató a su cachorro de perra delante de su pareja con el objetivo de intimidar a la mujer y conseguir que ésta accediera a entregarle 24.000 euros. La mayor parte de la condena (siete años y medio) es consecuencia de que, al día siguiente, incendió la vivienda que compartían porque la mujer había huido. También cumplirá dos años y medio por un delito continuado de amenazas y diez meses más por maltrato.

Según la sentencia de la Sección Primera de la Audiencia de Alicante, Juan M. M., de 42 años y vecino de Elche, mató de forma "cruel y despiadada" al cachorro para "aumentar el miedo" y el "pánico" de la mujer. El tribunal considera que esto es así porque antes de estrellar al animal contra el suelo y aplastarle la cabeza con el pie, advirtió a la mujer de lo que podría ocurrirle diciéndole: "Mira lo que hago con la perra". Durante el juicio, el acusado admitió que el animal estaba agonizando, aunque sostuvo que no lo mató. Esta "brutalidad y fiereza" mostradas determinan la condena por un delito contra la protección de los animales domésticos y se le decretan cuatro meses de cárcel, así como la prohibición de trabajar o comerciar con animales durante un año.

Los hechos ocurrieron el 6 de enero de 2007, día de Reyes, en Callosa de Segura cuando Juan M. M., que llevaba conviviendo con María del Carmen Ll. G. durante un año y medio, usó un palo para propinar varios golpes en diversas partes del cuerpo a la mujer y para ponérselo en el cuello, al tiempo que le exigía que se vistiera.

Una vez en la calle, la trasladó en su coche a la vecina Granja de Rocamora, donde paró en una gasolinera para que María del Carmen Ll. G. le comprara unas cervezas y, mientras las bebía, la instó a darle "cuatro millones de pesetas" (24.000 euros) para irse a Palma de Mallorca con el argumento de que "le había arruinado la vida". Además, le puso una navaja en los riñones y la amenazó con matar a sus padres, hijos y hermano si no le daba esa cuantía.

La mujer le pidió volver al domicilio para dar un medicamento a su hijo y, una vez en casa, Juan M. M. le dijo que mirara lo que hacía con el cachorro de perra que le habían regalado unos días antes, y lo mató.

Tras pedir el dinero a varios familiares, sin éxito, la mujer logró huir con sus hijos a casa de una amiga y no atendió las llamadas al móvil del condenado hasta un día después, cuando éste la amenazó con incendiar el apartamento si ella no accedía a reunirse a solas con él, algo que cumplió.

El tribunal no impone cantidad alguna como indemnización porque la víctima ha renunciado expresamente a la misma, pese a que las llamas causaron daños por valor de 9.346,5 euros.