España se centrará en "mitigar los efectos" de la nueva gripe y no analizará caso por caso

La ministra de Sanidad llama a la tranquilidad tras la declaración de pandemia.- Se elevan a 488 los casos

La ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, ha anunciado este jueves en rueda de prensa que, a partir de ahora y tras la declaración de pandemia por la OMS, España concentrará sus recursos sanitarios, "no tanto en detectar los contagios de nueva gripe, sino en mitigar sus efectos". Por ello, ha dicho, "ya no se analizará caso a caso porque ya no es necesario" y solamente se estudiarán las muestras clínicas en los casos de riesgo. La ministra ha informado de que son 488 los contagios en todo el territorio nacional. Madrid concentra el mayor número. En esta comunidad hay, además, 139 afectados en 22 centros escolares.

La titular de Sanidad ha comparecido ante los medios para tratar de tranquilizar a la población ante la elevación de la alerta al nivel máximo. "Pandemia significa diseminación o extensión y no implica mayor gravedad. El cambio de fase no tiene porqué implicar cambios en nuestra vida cotidiana. Sólo hay que mantener los hábitos de higiene correctos, como con cualquier gripe", ha subrayado Jiménez, quien también ha resaltado que España seguirá aplicando los mismos protocolos que hasta ahora, ya que la OMS no recomienda, con la fase 6, "ni cambiar nuestros hábitos ni los criterios epidemiológicos".

Más información

Jiménez ha explicado que, por indicación de la OMS, España concentrará los recursos ahora en la atención a los afectados, más que en la detección del virus, porque éste ya está muy extendido. No se harán análisis a los enfermos -salvo a los grupos de riesgo- ni se les contabilizará, pero se conocerá la incidencia de la enfermedad a través de los muestreos de la tasa de infección de la población.

La titular de Sanidad ha explicado que la organización que dirige Margaret Chan ha recomendado a los países que mantengan la vigilancia "atenta" del comportamiento del virus. "No hay que olvidar que es un virus nuevo que se transmite con mucha facilidad. El aumento del nivel de alerta hasta la fase de pandemia no implica que la enfermedad sea grave, quiere decir que está muy extendida y que estamos ante un virus nuevo ante el que no hay inmunización previa", ha manifestado Jiménez.

En España hay 488 casos. Muchos de ellos nunca tuvieron contacto con México ni con Estados Unidos, los países en los que, previsiblemente, se inició el virus. La edad media de los afectados es de 20 años. En su mayoría son varones y el tiempo medio de la enfermedad es de tres días, según Sanidad. Prácticamente ninguno pasa ya por el hospital, una medida que se tomó al principio del inicio de la epidemia. Ahora los enfermos son tratados en sus casas y prácticamente todos con antitérmicos. "Los antivirales se aplican sólo a los grupos de riesgo. La nueva gripe está muy extendida y no queremos que haya un uso masivo para no crear resistencia al virus", ha afirmado la ministra.

Jiménez, que ha comparecido acompañada del secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, y del director de Salud Pública, Ildefonso Hernández, ha declarado que la vacuna contra la nueva gripe estará previsiblemente en España en octubre. Un grupo de expertos trata de decidir ahora a quién se va a suministrar. De momento se toman como referencia los grupos de riesgo de la gripe estacional, es decir, un 30% de la población. Un porcentaje similar al que se barajó esta semana en el seno del Consejo de Ministros de Sanidad de la UE celebrado en Luxemburgo.

Para continuar con la vigilancia del virus, tal y como ha recomendado la OMS, Jiménez ha convocado para el próximo lunes una reunión del comité ejecutivo para la pandemia de gripe.

Lo más visto en...

Top 50