Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Saura encarga un informe sobre la actuación policial contra estudiantes en Barcelona

Los alumnos critican la brutalidad de los Mossos d'Esquadra en las protestas de contra el Plan Bolonia

El conseller de Interior, Joan Saura, ha encargado un informe policial para conocer el detalle de la actuación de los Mossos d'Esquadra en las protestas de ayer contra el Plan Bolonia, según ha anunciado hoy en una rueda de prensa en la que ha evitado calificar los hechos hasta tener ese documento. Una vez que esté en su poder, Saura comparecerá en el Parlament para dar explicaciones.

Saura ha admitido que las consecuencias de las protestas de ayer "no le gustan y le preocupan", y ha pedido disculpas a las personas que resultaron heridas, 46 mossos d'Esquadra y 35 personas más.

El titular de Interior ha indicado que los agentes actuaron correctamente en el desalojo del Edificio Histórico de la Universitat de Barcelona (UB) a petición de su rector, pero ha añadido que "seguro que hubo algunos errores que han facilitado una situación final que no puede agradar a nadie" y ha confesado que "ningún responsable político de Interior puede estar contento con una jornada en la que hay más de 80 heridos".

De todas maneras, Saura sitúa el origen del conflicto en la actitud violenta de una minoría, y ha subrayado que el objetivo y el deber de la Policía catalana es preservar el derecho a la manifestación. No obstante, el coseller ha hecho hincapié en que nunca hay una orden de carga previa a una manifestación, y que esta decisión la toma en última instancia el director general de Policía.

Brutalidad policial

El Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (SEPC), por su parte, ha criticado la "brutalidad" de los Mossos d'Esquadra en las movilizaciones estudiantiles de ayer en protesta por el desalojo del Edificio Histórico de la Universitat de Barcelona (UB) y ha lamentado "el incremento de la represión contra los estudiantes".

En un comunicado, la organización reclama la dimisión del rector de la UB, Dídac Ramírez, y de su equipo de gobierno por haber solicitado la intervención de los Mossos, y del conseller de Innovación, Universidades y Empresa, Josep Huguet, por "apoyar y ser uno de los impulsores de la estrategia represiva contra el movimiento estudiantil".

El SEPC, que ha mostrado su apoyo a los estudiantes detenidos que anoche fueron puestos en libertad con cargos, y a los agredidos por los agentes, exige que se depuren responsabilidades por las actuaciones policiales y pide a la comisionada de Universidades, Blanca Palmada, que se posicione públicamente sobre la entrada de la policía en la universidad.

Nuevas protestas

Una treintena de estudiantes se han encerrado nuevamente esta madrugada en la biblioteca de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), para llevan a cabo una huelga a la japonesa, según ha informado la Asamblea por los derechos de los estudiantes. En un comunicado han señalado que el encierro se ha llevado a cabo "para estudiar para los exámenes y por un nuevo plan de estudios, que nos exige más horas de trabajo personal ilimitado" y poder conciliar el modelo pedagógico que impone el plan Bolonia.

También han asegurado que todos los jóvenes que están llevando a cabo esta acción están matriculados en la UPF, y que este acto "es una actuación legítima dentro del marco de las libertados colectivas que se deberían dar a una sociedad democrática y de derecho".En el comunicado, en el que aseguran que el rector, Josep Joan Moreso, ha aceptado reunirse con la asamblea de estudiantes, condenan también la actuación de ayer de los Mossos d'Esquadra en la puerta del rectorado de la Universidad de Barcelona y la dura represión de la manifestación de los estudiantes.