Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se suma a la Iglesia en sus críticas contra el aborto

Presentado un manifiesto contra la nueva ley de interrupción del embarazo

La portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Soraya Sáenz de Santamaría, se ha negado a apoyar explícitamente la campaña de los obispos españoles contra la futura ley del aborto. "Se hacen campañas de todo tipo y no seré yo quien la critique", ha dicho, y ha arremetido contra la reforma que prepara el Gobierno. "Reabre de forma frívola un debate cerrado en su dia y con el aval del Tribunal Constitucional", ha apuntado.

Santamaría ha señalado que hay aspectos de la nueva norma que le parecen "preocupantes", como que chicas mayores de 16 años puedan abortar sin el conocimiento ni el consentimiento de sus padres. "Habrá muy pocos padres que estén de acuerdo con esa medida", ha apostillado. Para Santamaría se está transmitiendo a las adolescentes el "mensaje erróneo" de que el aborto es "un método anticonceptivo más".

La Conferencia Episcopal presentó ayer una campaña que compara la protección del medio ambiente con el aborto. Dicha campaña se sostiene en un cartel donde aparece un niño que gatea sonriente al lado de un lince; mientras el animal tiene sobreescrito el texto "Protegido", el bebé se pregunta: "¿Y yo? ¡Protege mi vida!". El cartel, del que se han hecho 30.000 copias, se exhibirá de manera preferente en los centros educativos católicos y en los templos, pero también en 1.600 vallas en calles de 37 ciudades (215 en Madrid y otras tantas en Barcelona). Ocho millones de dípticos se entregarán en mano.

El ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, ha asegurado que el camino que sigue la Conferencia Episcopal con la campaña contra la ley del aborto es "distinto del que sigue la sociedad". A su juicio, en la actualidad se trata de adaptar la legislación española al entorno europeo y elaborar unas leyes similares a las de "esos países a los que decimos que queremos parecernos". Soria ha señalado que en este momento el debate "no es aborto sí, aborto no", ya que esa controversia España la vivió hace 20 años.

En la mayoría de los 27 Estados miembros de la UE existe ya una ley de plazos que supone que, en las primeras semanas de gestación, la mujer puede interrumpir su embarazo sin dar explicaciones. Hasta ahora en España la mujer debe acreditar una serie de condiciones: haber sido violada o que el hecho de dar a luz vaya a suponer un problema psiquiátrico para la madre. En cuanto a los plazos, en Europa hay países como Holanda, en el que se puede abortar durante las 24 primeras semanas de gestación. En otros, como Turquía, Eslovenia y Portugal, ese plazo se reduce hasta las 10 primeras semanas.

Manifiesto contra el aborto

Más de 300 científicos, profesores e intelectuales de distintas ramas de la biomedicina, las humanidades y las ciencias sociales han suscrito la llamada Declaración de Madrid, un texto en el que se posicionan en contra de la reforma de la legislación del aborto que impulsa el Gobierno, que establece el aborto libre en las primeras 14 semanas de gestación.

Entre los impulsores del texto figuran Nicolás Jouve, catedrático de Genética de la Universidad de Alcalá de Henares; César Nombela, catedrático de Microbiología de la Universidad Complutense de Madrid; Francisco Abadía, catedrático emérito de Biología Celular de la Universidad de Granada, y Julio Navascués, catedrático de Biología Celular de la misma universidad, informa Servimedia.

Nombela, durante una entrevista en la Cadena SER, ha asegurado que el aborto no es en ningún caso un derecho, sino "una tragedia" y un delito que se ha despenalizado en algunos supuestos. El catedrático ha defendido que el embrión es "un ser humano desde la concepción", por lo que "no es de recibo que la mujer decida por él".

Esta afirmación es una de las bases de aquellos que se posicionan contra el aborto. Sin embargo, las asociaciones científicas más importantes, como la Sociedad Americana de Genética Humana, la Asociación Colegial Norteamericana de Obstetras y Ginecólogos, la Asociación Médica Americana y la Asociación de Medicina Interna niegan esa relación directa.

La emisora también ha entrevistado al jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Severo Ochoa de Madrid, Javier Martínez Salmeán, quien ha defendido el aborto como un derecho de la mujer "al menos hasta el segundo trimestre". Martínez Salmeán ha recordado que no se discute sobre el derecho al aborto, sino sobre cambiar una ley de 1985 que supone, de hecho, una gran inseguridad jurídica para la mujer.

Para Nombela, sin embargo, la reforma de la ley que prepara el Gobierno sólo incrementará el número de interrupciones voluntarias del embarazo: "Esta ley convertirá el aborto en un método anticonceptivo". Según los datos que ha aportado el catedrático, cada año en España se realizan más de 100.000 interrupciones voluntarias del embarazo, un dato que, para Martínez Salmeán, habría que tomar en comparación con los países de nuestro entorno, donde el número es mayor.