Los celiacos ahorrarán un 30% gracias al nuevo etiquetado 'sin gluten'

Estos ciudadanos tardan dos horas más en hacer la compra que la media de los ciudadanos

Las familias con algún miembro celiaco se ahorrarán hasta un 30% en la cesta de la compra gracias al nuevo etiquetado sin gluten publicado este miércoles en el diario oficial de la Unión Europea. La norma comunitaria, elaborada a iniciativa española, estima que se podrá etiquetar como sin gluten cualquier alimento convencional (no específico para celíacos) cuando en su composición el contenido de esa sustancia no supere los 20 mg/kg. En España casi medio millón de personas tiene intolerancia al gluten (es decir, son celiacos), aunque sólo el 10% están diagnosticados, según datos del Ministerio de Sanidad.

Los celiacos tardan dos horas más en hacer la compra que la media de los ciudadanos. Deben fijarse cuidadosamente en la composición de los productos que meten en su cesta para verificar que no contienen gluten. Y es que a pesar de que el 70% de los alimentos que están en el mercado no cotiene gluten, la mayoría de ellos no lo especifica en su etiquetado. Así, las personas con intolerancia a esa sustancia no sabe si puede consumirlos o no.

Más información
Un chip podrá diagnosticar el mal celíaco

Actualmente los celiacos tienen unos 4.000 productos seguros, es decir, ya etiquetados como sin gluten. Un listado de alimentos que agrupa desde pan de molde a chicles que cambia todos los días, y que obliga a muchas familias a ir al supermercado cargados con los nombres de los productos que pueden comprar. Con la aplicación del nuevo reglamento se calcula que en un año el número de productos alimenticios etiquetados podría duplicarse.

El nuevo reglamento recoge, según explicó este martes el ministro de Sanidad Bernat Soria, que cada Estado miembro lleve a cabo campañas informativas para garantizar un uso adecuado de los productos destinados a los celíacos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS