Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU elogia el sistema español de energías renovables

La representante de Bush para el cambio climático pide un Kioto II que incluya a China e India

La vicesecretaria de Asuntos Globales de EE UU, Paula Dobriansky, ha elogiado este martes en Madrid el sistema español de apoyo a las energías renovables. "España es un líder en esta materia. Es líder en energía eólica y sus empresas están entre las mejores del mundo", ha señalado en un encuentro con la prensa en la embajada de EE UU. Dobriansky es la jefa de la delegación que la Administración de George W. Bush envía a las cumbres anuales del clima de la ONU y ha pedido un "acuerdo global" que incluya a los países emergentes, como China, India o Brasil, para que EE UU se comprometa a limitar sus emisiones.

Dobriansky se ha deshecho en elogios al modelo español de primas que ha colocado al país como líder en energías renovables (en 2007 la producción de electricidad renovable superó la nuclear). "Estoy impresionada", ha declarado tras participar en un encuentro con empresarios organizado por la Cámara de Comercio Americana sobre las posibilidades del sector. "Sólo veo este sector creciendo. Abengoa está construyendo la mayor planta solar del mundo en Arizona e Iberdrola tiene 7.700 megavatios de potencia renovable instalada", ha declarado al ser peguntada sobre las perspectivas de negocio para las empresas españolas en EE UU.

Sobre el acuerdo multinacional que en 2009 sustituya al protocolo de Kioto, Dobriansky ha pedido que el acuerdo incluya a todos los países, aunque con distinto grado de compromiso, y ha admitido que el objetivo es "conseguir una reducción de emisiones a largo plazo". Con esto ha apuntado que EE UU apuesta por objetivos de reducción de emisiones para 2050 y no para 2020, como quiere la UE, ya que Bush ha anuciado que sólo empezará a rebajar sus emisiones en 2025. El ex primer ministro británico Tony Blair afirmó el lunes en Madrid que un objetivo para 2050 "no sería creíble".

Dobriansky, que ha definido el cambio climático como "un problema serio que hay que afrontar", ha negado que la postura de la Administración de Bush haya cambiado con los años: "Hemos invertido 45.000 millones de dólares en investigación contra el cambio climático. Tomamos una decisión sobre Kioto (no ratificarlo) pero nuestra postura era flexible y dependía de las evidencias científicas".