Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La contribución del aristócrata Sykes a la ciencia

Exhumados los restos de un político inglés que murió hace casi 90 años por la gripe española en un intento de combatir la aviar

Mark Sykes, político conservador, diplomático y aristócrata propietario de tierras en Yorkshire, en el norte de Inglaterra, murió en Francia en 1919 a causa de la terrible gripe española que mató a decenas de millones de personas en todo el mundo entre 1918 y 1919.

Sykes fue enterrado en un ataúd de plomo y, ahora, casi noventa años después de su fallecimiento, el cadáver ha sido exhumado porque científicos de los hospitales londinenses de St. Barts y Royal London creen que este ataúd ha permitido conservar el virus de la gripe española, cuyo ADN puede tener una estructura genética similar al de la gripe aviar, según revela el programa Inside Out que emitirá esta noche la cadena británica BBC. Este análisis podría ayudar a desarrollar nuevos fármacos para combatir la gripe aviar y prevenir futuras pandemias de esta enfermedad.

La diócesis de York ha autorizado la exhumación del cuerpo de Sykes, enterrado en la capital de St. Mary, en la residencia familiar de Sledmere Huse, en Yorkshire, después de recibir el consentimiento de los nietos del aristócrata.

Mark Sykes murió en Francia hacia el final de la pandemia de gripe española, que causó la muerte de más de cincuenta millones de personas en todo el mundo. Fue responsable del tratado Sykes-Picot de 1916, un acuerdo secreto entre Gran Bretaña y Francia para repartirse Oriente Medio una vez concluida la Primera Guerra Mundial (1914-18). El tratado debe su nombre a los negociadores del pacto: Sykes, en representación de Gran Bretaña, y Charles François Georges-Picot, por parte de Francia.