Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una treintena de jóvenes rusos pierde parte de la visión por la luz de un láser durante un concierto

Los afectados tienen la retina quemada y algunos de ellos sufren una ceguera casi completa

Decenas de jóvenes que participaron el pasado 5 de julio en un festival de música dance al aire libre cerca de Moscú han perdido parte de la visión después de que el láser utilizado durante el espectáculo quemara sus retinas, han reconocido fuentes sanitarias rusas, que han confirmado 12 casos. El diario Kommersant asegura que hay 17 afectados más, por lo que serían casi una treintena.

Participantes en el festival Aquamarina de Kirzhach, a 80 kilómetros al noreste de la capital rusa, requirieron asistencia médica después de la fiesta, quejándose de problemas en los ojos, según han señalado fuentes sanitarias rusas a la agencia Reuters.

"Todos los afectados tienen la retina quemada, y las quemaduras son visibles. Algunos han perdido hasta el 80% de la visión, y esta pérdida es ya irrecuperable", ha contado al periódico Kommersant uno de los oftalmólogos que atienden a los perjudicados.

"Era como mirar al sol"

La tragedia ocurrió debido a que los haces de luz desprendidos por los cañones de láser fueron dirigidos por los técnicos contra la gente desde una distancia de varias decenas de metros, y no contra el cielo, como estaba previsto. Y esto se debió a que las intensas lluvias caídas la noche del concierto obligaron a cubrir la explanada donde estaba la pista de baile con una gran lona, por lo que los organizadores consideraron un sinsentido apuntar los cañones de láser contra el cielo. Los presentes, en torno a un millar de personas, no fueron en ningún momento conscientes del peligro que suponía el impacto de los haces de luz láser, por lo que en ningún momento protegieron sus ojos.

"Lo que veías eran manchas molestas, como cuando miras al sol", ha dicho a Kommersant Dmitry. "Después de tres días, fui al hospital. Los médicos me examinaron y me preguntaron si había estado en el festival. Asentí, y me ingresaron directamente; no pude volver a casa a coger mis cosas", ha relatado.

Tras el concierto, muchos jóvenes se quejaron en sus blogs en internet de que los rayos láser inutilizaron sus cámaras digitales de foto y vídeo. Los familiares de los afectados han presentado denuncias ante la policía local y han adelantado que pedirán compensaciones económicas.

"En parte esto se ha debido a la lluvia, pero también a la ignorancia de los técnicos, a la fuerza del láser empleado, extremadamente potente para un espacio pequeño como el lugar en el que se celebró el concierto", ha manifestado Valentin Vasiliev, propietario de una empresa de alquiler de cañones de láser.

Entretanto, los promotores del festival de música electrónica guardan silencio, mientras las autoridades locales afirman que nunca llegaron a recibir una solicitud de autorización para celebrar el evento, según el diario digital Gazeta.Ru.