Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tura aboga por la toma voluntaria de muestras de ADN a presos reincidentes

La Generalitat esperará a ver si existe intención en las Cortes de modificar la ley para que la medida sea obligatoria

La consejera de Justicia, Monserrat Tura, ha abogado por la recogida voluntaria de muestras a presos con riesgo de reincidencia en las cárceles catalanas si las Cortes Generales no muestran indicios de querer modificar la ley para que pase a ser obligatorio. La Generalitat esperará a ver si existe realmente intención en las Cortes de modificar la ley -que fue aprobada el año pasado-, pero "si hay resistencia a cambiar se optará por la recogida voluntaria de las muestras de ADN", siempre con la aprobación del interno, ha señalado Tura tras comparecer hoy en el Parlamento catalán.

La modificación de la normativa es una de las exigencias de una comisión de expertos que ha presentado hoy en la Cámara catalana una serie de medidas para evitar que reincidan los presos que salen de prisión no rehabilitados tras haber cumplido las penas por casos graves. En ese tipo de casos, ha dicho Tura, el riesgo cero no existe, por lo que "no sería correcto ni leal prometer a la ciudadanía un riesgo cero que no existe", pero se pueden adoptar medidas para reducir la posibilidad de que reincidan.

"En serio y con urgencia"

Por su parte, el ex fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), José María Mena, que ha presidido la comisión de expertos, ha destacado ante los grupos políticos que "no hay nada regulado sobre medidas para personas no rehabilitadas cuando son excarceladas", por lo que "es necesario que nos lo tomemos en serio y con urgencia". Una de las principales propuestas de la comisión, que se creó el verano pasado, es modificar la ley de ADN, aprobada en 2007, para que se obligue a los presos que salen en libertad a dejar muestras. La actual legislación sólo prevé que sea obligatorio dar muestras si se requiere durante un proceso judicial, pero no a los presos condenados cuando salen de la prisión tras cumplir la pena. Según Mena, el hecho de que la policía tenga los datos de ADN de los violadores "serviría para poder controlar y también como efecto disuasorio".

Por su parte, la fiscal superior de Cataluña, Teresa Compte, ha destacado que casos recientes, como el del segundo violador del Eixample, confirman que "es necesaria una revisión de las leyes" porque, a su parecer, las de ahora "no dan los resultados esperados".