Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Estados Unidos impulsa una técnica para regenerar miembros amputados a los marines

El programa pretende ser capaz de desarrollar una oreja o una nariz a partir de las células madre de los propios soldados heridos

Equipos de científicos apoyados por el Gobierno de Estados Unidos pretenden lograr hacer crecer piel, orejas, músculos y otros tejidos para curar a las tropas heridas en Irak y Afganistán, según ha informado el Departamento de Defensa. "Tenemos alrededor de 900 de personas con amputaciones de algún tipo desde el inicio de los conflictos de Irak y Afganistán", ha afirmado Ward Casscells, el ayudante del secretario de Defensa para los asuntos de salud. "Muchos han sufrido quemaduras, lesiones de la columna vertebral o pérdida de visión. Sacar a esas personas de esa situación y que puedan volver a reintegrarse, trabajar y ayudar a sus familias, convertirse de nuevo en miembros activos de la sociedad, es nuestra misión".

El programa tiene un presupuesto de 250 millones de dólares (aproximadamente 158 millones de euros) de los cuales 85 millones provienen del departamento de defensa y el resto de otros departamentos del Gobierno federal, agencias estatales e instituciones académicas. Eric Schoomaker, el cirujano jefe del Ejército, espera que los tratamientos ayuden a los heridos más graves sólo en unos años. Ha enseñado la foto de un marine con quemaduras cubriendo su cabeza. Schoomaker ha afirmado que a pesar de que el hombre había pasado por 40 operaciones no había aún un medio para reconstruir sus orejas o su nariz.

A partir de las nuevas técnicas, tomando las células madre del enfermo se podrían desarrollar nuevas células que se fijarían en una estructura con la forma de su nariz o sus orejas. Después del periodo de incubación, que dura unas semanas, la estructura biodegradable se implantaría en la piel y sería absorbida para que el nuevo miembro pasara a ser completamente funcional.

Dentro de esta iniciativa, el Pentágono ha creado el Instituto de las Fuerzas Armadas para la Medicina Regenerativa compuesto por dos equipos (el primero encabezado por la Wake Forest University de Carolina del Norte y la Universidad de Pittsburgh y el segundo por la Universidad Rutgers de Nueva Jersey y la Clínica Cleveland). Su meta es desarrollar en cinco años tratamientos para eliminar quemaduras, que las heridas no dejen cicatrices, reconstrucciones faciales y reconstrucción o regeneración de miembros". Esta investigación ya estaba iniciada y se han conseguido algunos resultados en animales, aunque los ensayos clínicos con personas aún no han comenzado.