Fotonoticia:

Un satélite de la NASA capta una explosión de rayos gamma producida hace 7.500 millones de años

El estallido tuvo lugar cuando la Tierra todavía no se había formado, pero sus efectos han podido ser observados a simple vista

El satélite Swift de la NASA ha detectado una explosión cósmica tan luminosa que sus efectos han podido ser observados a simple vista desde la Tierra, a pesar de haberse producido hace 7.500 millones de años, en un momento en el que el universo tenía menos de la mitad de su actual edad y la Tierra todavía no se había formado, informa la NASA en su página web.

"La explosión fue enorme", ha asegurado el investigador principal del Swift, Neil Gehrels. Según la NASA, se trata del objeto o tipo de explosión más distante jamás observado, situado más allá de la mitad del universo visible. Fue una explosión de rayos gamma, las cuales, la mayoría, ocurren cuando estrellas masivas agotan su combustible nuclear. Sus núcleos comienzan a colapsar para formar agujeros negros o estrellas de neutrones, lo que provoca una potente explosión en la que se desprende gran cantidad de rayos gamma y se expulsan chorros de partículas. Los estallidos de rayos gamma son los más luminosos del universo desde el big bang, detalla la NASA.

La alerta del telescopio Swift detectó la explosión a las 08.12 hora española del pasado 19 de marzo y orientó sus coordenadas hacia la constelación Boötes. Los telescopios en el espacio y desde la Tierra apuntaron rápidamente hacia el estallido, nombrado como GRB 080319B, para captar su destello. Éste, informa la NASA, fue 2,5 millones de veces más luminoso que la supernova más brillante jamás registrada.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS