Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un pez entra en hibernación para eludir el rigor del invierno antártico

El Notothenia Coriiceps, una especie de bacalao, se envuelve en hielo para sobrevivir al frío

Un pez antártico adopta una estrategia de supervivencia similar a la hibernación, según han revelado científicos británicos en un estudio divulgado hoy por PLoS One, la revista en Internet de la Biblioteca Pública de Ciencias de EEUU.

Según los investigadores del Instituto Antártico Británico y de la Universidad de Birmingham, el pez Notothenia Coriiceps, una especie de bacalao, virtualmente "se envuelve en hielo" para sobrevivir durante el largo invierno del extremo austral del planeta. El estudio señala que los peces activan un "interruptor" estratégico que minimiza el costo energético durante el invierno después de un verano de intensa alimentación y crecimiento.

"Lo interesante de este bacalao antártico es que su ritmo metabólico se reduce en invierno aun cuando la bajada de la temperatura marina no es tan grande", ha señalado Hamish Campbell, científico de la Universidad de Queensland (Australia). Según Campbell, es probable que este proceso de hibernación sea propiciado por los cambios estacionales de la luz en una región donde el sol brilla durante seis meses seguidos y le siguen otros tantos largos meses de total oscuridad invernal.

Keiron Fraser, científico de la Universidad de Birmingham, afirma que esta es la primera vez que se tiene una visión de la forma en que viven esos peces en invierno.

Como otros animales que aplican la hibernación para pasar el invierno, como los osos, esos peces acumulan energía durante el verano y en invierno pasan a un estado en que la necesidad energética es mínima. Fraser reconoce que su estudio no ha logrado dilucidar un interrogante básico: ¿por qué estos peces dejan de comer en invierno cuando disponen de mucho alimento a su alrededor?