Una asociación denuncia la muerte "lenta y agónica" de 556 animales en una perrera de Puerto Real

El Refugio, que informó del caso al Seprona, dice que se empleó ese método para "ahorrar costes y tiempo"

La asociación El Refugio ha denunciado hoy que en una perrera de Puerto Real (Cádiz) se ha sacrificado en los ocho primeros meses de 2007 a 556 perros y gatos inyectándoles un paralizante muscular que les ocasiona una muerte lenta y agónica por asfixia que en la mayoría de las ocasiones puede durar varios minutos.

El Refugio cita un informe elaborado por el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil: "Supuestamente, en lo referente al sacrificio de animales, se ha podido comprobar" que se utiliza "únicamente el fármaco de uso humano Mioflex Braun", sin que se encontrara "ningún otro producto para sacrificar animales". El Seprona basa este dato "al comprobar que de los establecimientos que han manifestado proveen a sus instalaciones [las de la perrera] de productos medicamentosos, ninguno de ellos ha proporcionado medicamentos distintos al denominado paralizante muscular Mioflex Braun".

Las razones para utilizar este producto está en que se ahorrajn costes y tiempo, según el presidente de El Refugio, Nacho Panuero, quien ha declarado que en el procedimiento habitual para sacrificar a los animales "hay que sedarlos para que estén inconscientes y no tengan ningún tipo de sufrimiento".

Cuatro imputados por presunto delito de maltrato animal

El Refugio denunció los hechos ante el Seprona el pasado 15 de junio y, después este departamento de la Guardia Civil inició una instrucción, por parte del Equipo de Investigación del Puerto de Santamaría. El procedimiento penal comenzó en el Juzgado número 2 de Puerto Real, en el que la organización está personada como acusación. La nota de El Refugio añade que cuatro de los responsables del centro han sido imputados por un Juzgado por un presunto delito de maltrato animal.

El presidente de El Refugio insiste en que las informaciones proporcionadas por su organización se basan "en datos oficiales proporcionados por el Seprona de la Guardia Civil". Unos hechos que han llevado a El Refugio a poner en marcha una campaña para que los ayuntamientos de la zona "cancelen sus contratos de recogida con un lugar que está inmerso en un procedimiento penal". Como parte de la campaña El Refugio pide a los ciudadanos que envíen correos electrónicos y realicen llamadas a las administraciones locales solicitando que se suspendan los acuerdos.

La perrera niega los hechos

Desde la perrera, que tiene el nombre de Asociación Protectora de Animales El Refugio, se ha indicado que el Seprona no practicó ninguna actuación y niega los hechos, alegando que se utilizó el "protocolo" habitual para matar a los animales.

Imagen difundida por la asociación El Refugio sobre el estado de una perrera de Puerto Real (Cádiz).
Imagen difundida por la asociación El Refugio sobre el estado de una perrera de Puerto Real (Cádiz).EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS