Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un profesor de Málaga, agredido por el hermano de un alumno al que expulsó

El docente se encuentra de baja médica tras la agresión, ocurrida el viernes

El director del Instituto de Educación Secundaria Torre del Prado, en Málaga, se encuentra de baja médica tras haber sido agredido por el hermano de uno de sus alumnos, al que había expulsado del centro por haber pegado a otro compañero, según ha informado la Delegación Provincial de Educación.

El suceso ocurrió el pasado viernes cuando el presunto agresor se acercó al profesor, Antonio Escámez, de 43 años, a las puertas del instituto. Allí, "casi sin mediar palabra", el hermano del alumno expulsado comenzó a propinar puñetazos al director. El agresor se presentó como el hermano de un alumno de 15 años, que cursa 4º de la ESO en el centro y que días antes había sido expulsado por haber pegado a otro compañero con un palo.

Escámez, que precisó asistencia sanitaria, ha denunciado los hechos y cuenta con la asistencia jurídica gratuita que le proporciona la Delegación de Educación de la Junta.

Educación ha destacado que ésta es la primera vez que la víctima sufre una agresión de esta índole y ha resaltado que Escámez es un docente "muy entregado" que se caracteriza por el desarrollo de programas pioneros en nuevas tecnologías y medio ambiente en el centro que dirige.

¡En pie!

La mayoría de los franceses, sin distinción de edad o ideología política, quieren más disciplina en las escuelas. Así lo muestra una encuesta encargada por las cadenas de televisión RTL y France 2 y el diario francés Le Figaro y que hoy publica el rotativo. Como ejemplo, un 79% de los encuestados estaría a favor de obligar a los alumnos a ponerse en pie cuando el profesor entra en clase.La encuesta se ha realizado sobre una muestra de 1.000 personas para un documental titulado “Los 100 franceses que hacen que la escuela marche”, que será emitido esta noche, concluye que se echa en falta más disciplina y autoridad por parte de los profesores en las aulas francesas y, sobre todo, que los alumnos respeten esa autoridad. El sondeo concluye, además, que la demanda de disciplina trasciende las divisiones sociales y políticas, aunque los más mayores y los más conservadores son un poco más amigos de la mano dura.Como ejemplo de los resultados del sondeo, destaca que casi un 80% de los franceses apoyan la obligación de que los alumnos se levanten cuando entra el profesor en el aula. Sin embargo, la gran mayoría estima anticuado que se vuelva a imponer el uniforme. También se muestran preocupados por el elevado número de alumnos por clase y creen que no se da suficiente apoyo a los alumnos en dificultades y a los discapacitados. En cualquier caso, la visión general es optimista: la calidad de la enseñanza, la mezcla social y la carga de trabajo son considerados convenientes, así como el nivel de seguridad en las escuelas.La encuesta muestra también que los franceses estiman que la relación entre la escuela y el mundo de la empresa es insuficiente. Por ello, para optimizar las posibilidades de encontrar un trabajo al acabar los estudios, el 69% de los encuestados reclaman la enseñanza del inglés desde preescolar.

Más información