Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La destrucción de la selva amazónica brasileña se reduce en un 15%

Según datos oficiales del gobierno del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva, la destrucción de la selva amazónica se ha reducido de un 25,3%, del 2005 al 2006. La noticia la dieron conjuntamente las ministras de Medio Ambiente, Marina Silva, una ambientalista convencida y de la Casa Civil, la ex guerrilera, Dilma Rousself. Según las ministras, lo que se propone el gobierno Lula,en su segundo mandato, es acabar definitivamente con el grave problema de la destrucción de una de las florestas mayores del planeta, considerada como al gran pulmón de la humanidad donde se concentra además el 25% del agua potable de la tierra.

En ese mismo periodo, en el que ha sido constatada la disminución de un 25% de la destrucción de los bosques, aún fueron destruidas, en efecto, 14.000 kilómetros cuadrados. En el año anterior, la destrución habia sido de 18.000 kilómetros y en el periodo del 2003 al 2004, la cifra habia alcanzado los 27.000 kilómetros. El record había tenido lugar en el periodo de 1994-1995, cunado fueron destruidos 29.000 kilómteros cuadrados.

Con la sóla reducción del 25% en doce meses, del 2005 al 2006, ya se vitataron la emisión de 410 millones de toneladas de gás carbónico, casi un 10% de lo que los paises desarrollados deberán disminuir en emisión de C02, caso cumplieran las metas del Protocolo de Kioto para el periodo 2008-2012. Los datos fueron calculados por José Capobianco, secretario ejecutivo del Ministerio del Medio Ambiente.

De los nueve estados que componen la Amazonia, en dos de ellos la destrucción siguió creciendo: en los de Amazonia y Roraima. En los demás hubo disminuación. La crítica organización Greenpeace ha conmemorado las cifras ofrecidas por el gobierno Lula, aunque ha alertado sobre los nuevos peligros que acechan actualmente la Amazonia donde puede crecer el cultivo de soja para la creación de biocombustible o bien donde pueden refugiarse los nuevos ganaderos, expulsados de regiones dedicadas al cultivo de caña de azucar.

Por su parte, el WWF ha subrayado que a pesar de esa disminución de un 25% de la destrucción de la Amazonia actualmente están activos cerca de 20.000 incendios, considerados en su mayoria dolosos y que en los cinco años del gobierno Lula, la Amazonia ha perdido en total 85.000 kilómetros cuadrados de bosque.