Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Orgullosa Madrid

La ciudad se convierte en centro europeo del 'Orgullo Gay' con un gran desfile y diversos actos

La masiva Marcha del Orgullo Gay Europride 2007 ha convertido este sábado en una fiesta las calles del corazón de Madrid para celebrar los avances en el reconocimiento social y legal de homosexuales, bisexuales y transexuales, pero también para reivindicar que queda mucho por hacer por la igualdad. La Federación de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGT) y el Colectivo de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales de Madrid (COGAM) cifraron en más de un millón y medio de personas el número de participantes.

MÁS INFORMACIÓN

La manifestación, que discurrió entre la puerta de Alcalá y la plaza de España, estuvo presidida por una pancarta con el lema ¡Ahora Europa! La igualdad es posible, escrito en castellano, en inglés y en otros idiomas, con todo el itinerario abarrotado de participantes, al igual que las calles adyacentes.

En la cabecera, se situaron la ministra de Cultura, Carmen Calvo; el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares; los secretarios generales de UGT y CC OO, Cándido Méndez y José María Fidalgo; el secretario de Movimientos Sociales del PSOE, Pedro Zerolo, y la portavoz de IU en la Asamblea de Madrid, Inés Sabanés. También lideraron la marcha el presidente de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), Antonio Poveda, y la presidenta del Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid (COGAM), Miriam Navas.

Mucho por hacer

La marcha comenzó poco después de la hora prevista, las seis de la tarde, con una traca y los acordes del himno del colectivo gay, el famoso tema de la cantante Alaska, ¿A quién le importa?, que también sonó a la mitad del recorrido, en la plaza del Callao, y al final, en la plaza de España. Al ritmo del citado tema, cantaron y bailaron la ministra de Cultura y el secretario de Movimientos Sociales del PSOE, que se adornaron con gafas y collares con flores con los colores del arcoiris, símbolo del colectivo gay.

En el manifiesto, leído por representantes de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales (FELGTB) en la plaza de España, se recuerda que, desde que se celebró la primera manifestación del Orgullo, hace treinta años en Barcelona, se ha logrado un "reconocimiento social y legal" que entonces parecía "casi imposible", pero "queda mucho por hacer" contra la discriminación y la homofobia.

Leyes como la del matrimonio o la que permite el derecho al cambio de nombre y sexo sin necesidad de intervención quirúrgica, han supuesto el reconocimiento de la dignidad de "homosexuales, transexuales y bisexuales", se indica en el texto. Sin embargo, quedan muchas reivindicaciones legales y sociales por conseguir, como que el proceso de reasignación sexual para las personas transexuales se incorpore al sistema público de salud en todas las comunidades autónomas, como ya lo han hecho Andalucía, Extremadura, Aragón, Asturias, Cataluña y Madrid.

'Ciudadanía para educar clerecía'

A lo largo del recorrido, entre banderas de distintos países, se exhibieron pancartas con lemas como No al recurso del PP al matrimonio. ¡¡Orgullo ciudadano!!, Treinta años de democracia y dos de igualdad. ¿Nos los van a quitar?, Latinoamérica avanza, Expulsar la homofobia de los centros educativos, Las familias sí importan. Las de gays y lesbianas también, Libertad, igualdad, laicidad y Ciudadanía para educar clerecía.

Al final de la marcha, avanzaron lentamente más de 40 carrozas, con cientos de personas ataviadas con trajes y disfraces que bailaban al ritmo de música de discoteca. Tras la lectura del manifiesto, en el escenario de la plaza España, la fiesta continuó con la actuación de Dios y Malizzia, Hanna, Marta Sánchez, Innocence, Locomía, Harem y La Terremoto de Alcorcón.