Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los lagos de la Patagonia argentina, a vista de pájaro

El PAIS.com te ofrece cada semana las mejores imágenes de los satélites de la ESA

La imagen muestra los contrastes de los paisajes de la meseta de la Patagonia argentina y el sur de Chile, con zonas de exuberante vegetación, blancos glaciares, lagos azules y estepas pardas, separados por la cordillera de los Andes que sirve de frontera entre ambos países. La imagen ha sido tomada desde el satélite Envisat sobre el Parque Nacional de los Glaciares, patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 1981.

El Parque está situado en el área que rodea los dos grandes lagos glaciares justo en el centro de la imagen y debe su nombre a los glaciares localizados en el Campo de Hielo, al sur de la Patagonia, la masa de hielo más grande del hemisferio sur. El Campo de Hielo alimenta cerca de medio centenar de estos enormes ríos helados que llevan medio siglo retrocediendo debido a la subida de temperaturas. Uno de los más famosos es el Perito Moreno, frente al que los turistas se sientan para ver caer sus enormes bloques de hielo sobre el lago. Uno de los más observados es el Perito Moreno del que, curiosamente, no se aprecia retroceso ni avance.

El Perito Moreno se sitúa en un estrecho canal que separa el cuerpo principal del Lago Argentino (el grande que se ve en la parte inferior de la foto) de su brazo meridional, el llamado Brazo Rico. El glaciar forma una presa de hielo que separa ambas partes del lago. Poco a poco, el hielo y el agua se enzarzan en una suerte de duelo. El hielo que va derritiéndose y el agua se va acumulando, ganando fuerza, hasta que el hielo lo resiste su empuje y cede violentamente. Este proceso ocurrió por primera vez en 1917, sumergiendo un bosque centenario. Desde entonces, ha sucedido una veintena de veces.

Los tres grandes lagos turquesa que se ven en la parte este del Campo de Hielo son, de arriba abajo, los lagos O'Higgins, Viedma y Argentino ?el más grande de Argentina, con más de 1.500 kilómetros cuadrados. Su color se debe a la llamada leche glaciar, fruto del desgaste de los glaciares en su roce con las rocas.

Cada semana, el PAIS.com te ofrece las mejores imágenes de la tierra tomadas por el satélite Envisat y enviadas por la Agencia Espacial Europea.