Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polonia quiere excluir a los profesores homosexuales de la enseñanza

El viceministro de Educación aboga además por prohibir totalmente el aborto y la propaganda gay

El viceministro polaco de Educación, Marek Orzechowski, volvió a provocar ayer un revuelo con una nueva andanada contra los homosexuales, al anunciar que quienes reconozcan su homosexualidad no podrán ejercer de maestros. "Las personas de ese género no podrán trabajar con los niños en las escuelas polacas", dijo el ministro en declaraciones a la radio privada TOK FM.

Hace unos días, en la reunión de ministros de Educación de la UE, en Heidelberg (Alemania), el político polaco había exhortado a los gobiernos europeos a prohibir totalmente el aborto y la propaganda homosexual.

La declaración de Ozechchowski despertó airadas respuestas de numerosos políticos, como el vicepresidente del Sejm (la Cámara Baja del Parlamento polaco), Bronislaw Komorowski, para quien es una medida inaceptable."¿Cómo pueden perder los maestros el derecho a trabajar en las escuelas por ser homosexuales, cuando el primer ministro dijo que en su Gobierno hay más de un funcionario de esa orientación sexual?", preguntó el parlamentario liberal.

Poco después, el propio Orzechowski suavizó sus palabras señalando que no perderían su trabajo los homosexuales sino aquellos maestros que "propagasen" la homosexualidad. Añadió que la norma que permitiría echar a esos maestros del trabajo será formulada en una ley que prepara su ministerio para prohibir la promoción de la sexualidad en las escuelas polacas.

"Todavía no hemos definido de manera exacta qué será lo que se considerará promoción de la homosexualidad, pero lo formularemos con precisión en el proyecto de ley que preparamos", dijo Orzechowski. A su modo de ver deberían perder el trabajo "aquellos maestros que presenten la homosexualidad como un estilo de vida digno de ser imitado".