Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Iglesia investigará el pasado de todos los obispos polacos de la era comunista

La decisión llega después de que dimitiera el arzobispo de Varsovia al descubrirse que colaboró con el régimen anterior

Una comisión histórica especial de la Iglesia católica va a examinar el pasado de todos los obispos polacos de los tiempos del régimen comunista, según ha informado hoy el presidente de la Conferencia Episcopal polaca, Jozef Michalski. La decisión se produce unos días después de que el arzobispo de Varsovia, Stanislaw Wielgus, dimitiera de su puesto el mismo día de su toma de posesión tras descubrirse sus lazos con la policía secreta del régimen comunista.

MÁS INFORMACIÓN

“Pediremos a la comisión que verifique a todos los obispos”, ha dicho a la prensa Michalski, después de una reunión de urgencia de los obispos del país para atajar la situación creada tras la dimisión de Wielgus. El secretario general de la conferencia episcopal, Piotr Libera, ha explicado que todos los obispos se han mostrado dispuestos a someterse a esta verificación de su pasado. “Después de las opiniones expresadas por la comisión histórica y por los expertos, las informaciones [de la comisión] serán transmitidas a la Santa Sede”, ha precisado Libera

La decisión será confirmada el martes cuando todos los obispos polacos, 133, se reúnan en asamblea plenaria. La reunión de urgencia del hoy se limitaba a los miembros del Consejo permanente del Episcopado, en el que figuran los titulares de las 45 diócesis polacas. El episcopado ha acordado además crear comisiones históricas regionales para examinar el pasado de los sacerdotes y eclesiásticos del país. En la actualidad, hay unos 27.000 sacerdotes en Polonia y, según los historiadores, entre un 10 y un 15% de ellos colaboraron más o menos activamente con el régimen comunista, aunque la Iglesia católica polaca fue una de las fuerzas más activas en la lucha contra el comunismo.

La reunión, en la que han participado unos 50 obispos, se ha convocado para hacer frente a la crisis originada por la dimisión, forzada, del arzobispo de Varsovia. Wielgus presentó su dimisión el domingo pasado, el mismo día de su investidura oficial, a petición del Vaticano. El Papa Benedicto XVI le había nombrado para el puesto el pasado 6 de diciembre. Nada más conocerse que ocuparía ese puesto, surgieron las informaciones que aseguraban que Wielgus había colaborado con la policía secreta del régimen comunista polaco. El Vaticano lo investigó y certificó la veracidad de la información y el arzobispo tuvo que reconocerlo.