Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una pareja menor de edad se fuga por el rechazo del padre de ella a la relación

Ahora el progenitor está arrepentido y pide a su hija que vuelva a casa

La Guardia Civil y la Policía buscan desde el pasado sábado a dos jóvenes menores de edad que se fugaron de sus respectivas casas porque el padre de ella no aceptaba la relación que ambos mantienen desde hace unos meses. Ella, N.S.P, de 17 años, es paya y su novio de 16, es gitano. La joven es de la parroquia gallega de Anceis (Cambre) y él, de Sada.

Según publica La Voz de Galicia, el padre de ella antes de que la pareja se fugara no aceptaba la relación. Ahora, cinco días después de la huida, está hundido y pide a su hija que vuelva a casa: “Si antes me oponía a vuestra relación, ahora estoy dispuesto a hablar”, asegura.

Él recuerda como el última día que vio a su hija, el día de Reyes, ésta cumplía 17 años y le había pedido que la dejasen ir a celebrarlo a Sada junto a su novio y a unas amigas. Antes de salir, la joven le dijo a su padre que la fuera a buscar a las diez de la noche a la salida de una discoteca pero la chica no apareció.

Según el padre, su hija no tenía planeado irse de casa ya que había dejado en su habitación 50 euros, el cargador del móvil y maquillaje, pero el tiempo parece que no le da la razón.

Se refugiaron en una casa 'okupa'

En la madrugada de ayer, los policías detuvieron a un joven y le preguntaron por la pareja fugada. El arrestado les confesó que les había acogido en una casa ‘okupa’ en Sada pero que el pasado martes ya se habían ido. Además, señaló que se dirigieron a Santiago de Compostela o a Vigo.

Por su parte, la Guardia Civil ha recorrido las estaciones de autobuses y trenes con las fotos de los desaparecidos. Así, al taquillero de la estación de San Cristóbal le sonaba el rostro de la joven y ha afirmado que había comprado dos billetes para Santiago.

La familia de ella se ha opuesto a la relación que mantenían los dos menores desde el principio. El padre ha explicado que antes de empezar con su novio, su hija no salía pero a raíz de conocer al chico “comenzó a descuidar los estudios y a salir mucho”. Sin embargo, hoy el padre se muestra un hombre arrepentido y lo único que quiere es que su hija vuelva a casa.

El día en que la chica salió de casa iba vestida con un pantalón vaquero azul y ceñido, una cazadora blanca de plumas, botas marrones con mucho pelo y un bolso pequeño tipo leopardo, informa el rotativo gallego.