Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una pareja de EE UU somete a su hija discapacitada a tratamiento para evitar que se haga mayor

La menor tiene nueve años y la edad mental de un bebé de tres meses.- Los médicos han evitado que menstrúe, le crezcan los pechos y aumente de tamaño

Ashley tiene ya nueve años, pero no puede andar ni hablar. Sus padres la llaman “el ángel de la almohada”, porque no se mueve de allí dónde la dejan, habitualmente sobre un cojín. La niña, de nacionalidad estadounidense, sufre una enfermedad incurable que hace que sus habilidades intelectuales sean como las de un bebé de tres meses. Sus padres han revelado que la están sometiendo a un tratamiento para que no crezca y su cuerpo sea para siempre el de una niña.

El citado tratamiento incluye hormonas para limitar el crecimiento físico entre un 20% y un 40%, y operaciones quirúrgicas para que no le crezcan los pechos (y así no se sienta incómoda cuando se tumbe boca abajo) y para que no menstrúe. Se comenzó a aplicar en julio de 2004, aunque ha sido ahora cuando se ha conocido al hacerlo público sus padres a través de una página de Internet (http://ashleytreatment.spaces.live.com/blog), según informa la radiotelevisión pública británica.

Los padres han justificado estas medidas como una prueba de amor. “Un error de planteamiento fundamental y muy común al respecto del tratamiento es pensar que sirve para que facilitar la labor del cuidados. Todo lo contrario, su propósito principal es mejorar la calidad de vida de Ashley”, aseguran sus padres. Con el cuerpo de una niña, será más fácil cuidarla, en efecto, pero también participar en actividades familiares que mejorarán su salud física y mental.

La familia decidió hablar sobre el caso después de que fuera publicado en una revista científica, levantando una polvareda de polémica. El tratamiento fue autorizado por un comité ético; uno de sus integrantes, Douglas Diekema, de la universidad de Washington, asegura: “Dimos el visto bueno porque los padres nos convencieron de que era lo mejor para la pequeña”.