Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Islandia vuelve a cazar ballenas con fines comerciales

El país nórdico asegura esta práctica no supondrá "una amenaza para las especies en peligro"

Islandia ha decidido volver a cazar ballenas con fines comerciales, juntándose así en esta práctica con otro país europeo, Noruega, según ha anunciado hoy el gobierno islandés. La reanudación de esta práctica, que desoye la moratoria sugerida internacionalmente, "no amenaza a las especies amenazadas o que estén en peligro" ha afirmado el gobierno a través de un comunicado, en el que no se especifica cuando reemprenderán la caza. Islandia dejó de cazar ballenas en 1990.

"La cuota será de 30 rorcuales pequeños (ballenas de Minke) y nueve rorcuales comunes en aguas islandesas, durante un año, hasta agosto de 2007", ha declarado Björn Brinjolfsson, portavoz del ministerio de Agricultura y Pesca. La caza estaría destinada a la exportación, aunque Islandia no ha especificado cuáles son los países de destino. "Con estas cuotas, la caza comercial de ballenas no supondrá un impacto efectivo en las existencias de ballena", según se lee en el comunicado.

Tres barcos de pesca serán utilizados para la caza en Minke y una para los rorcuales comunes, el segundo cetáceo más grande del mundo, que puede llegar a medir 22 metros de largo.

Según el comunicado del Ministerio de Pesca, las capturas previstas representan menos del 0,2% de las ballenas Minke que viven en las aguas costeras islandesas y menos del 0,04% de las rorcuales comunes de la franja central y norte del océano Atlántico.

El comunicado recuerda que el gobierno de Reikiavik expresó previo a su reingreso en la Comisión Internacional de la Captura de Ballenas (IWC en sus siglas en inglés) reservas a la "llamada moratoria en las ballenas comerciales". "Las negociaciones que se han mantenido al respecto no sólo no han dado resultados sino que se encuentran en un impasse" por lo que tras evaluar la situación "las reservas de Islandia entran en vigor" y su Gobierno "no se siente obligado a esa moratoria".

Según el Ministerio de Pesca, "esto pone a Islandia en la misma situación de otros países miembros del IWC que se han desligado de la moratoria comercial de ballenas, entre ellos Noruega". El comunicado cita, además, el caso de Estados Unidos, país que se fijó una cuota de capturas de 280 ballenas de un remanente inferior a los 10.000.

Además de Noruega, Estados Unidos y ahora Islandia, también permiten la captura de ballenas con fines comerciales Rusia, Japón y Grecia, todos ellos países miembros del IWC.