Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU aprueba el borrador de la Convención sobre los derechos de los discapacitados

650 millones de personas sufren minusvalías en todo el mundo

Un comité especial de la ONU ha aprobado hoy el borrador de la Convención Internacional para los Derechos de las Personas Discapacitadas, el primer tratado sobre derechos humanos que se acuerda en el siglo XXI. El proyecto de convención obligará a los gobiernos a adoptar medidas específicas a favor de los 650 millones de personas que sufren minusvalías en todo el mundo.

El Comité especial de la Asamblea General que ha negociado el tratado ha sido presidido por el embajador neozelandés Don MacKay, quien consideró su aprobación como un éxito.

Italia lanzó la idea hace dos décadas y luego se la hizo suya el presidente mexicano, Vicente Fox, quien reactivó en la ONU la iniciativa en 2001, aunque las negociaciones empezaron de forma intensa cuando se creó el comité especial en 2002.

La convención será un instrumento vinculante para que los gobiernos introduzcan cambios en sus legislaciones referentes a mejorar y promover el acceso a la educación y al empleo a las personas discapacitadas, así como a que puedan tener acceso a la información y sistemas de salud adecuada y movilizarse sin obstáculos físicos ni sociales.

También tiene como objetivo proteger y garantizar la igualdad plena con el resto de personas en áreas como la participación en la vida pública y en el bienestar social.

Definición

El término de discapacidad fue uno de los puntos más controvertidos durante el debate previo a la adopción. Finalmente se ha acordado definir como discapacitadas a una persona que sufre algún menoscabo físico, mental o sensorial que le limita la capacidad de llevar a cabo las actividades cotidianas, y que es causado o agravado por condiciones sociales y ambientales.

Según datos de la ONU, el 80% de las personas con minusvalías viven en los países en desarrollo, mientras que en las naciones industrializadas, la tasa de discapacidad es más alta en los sectores sociales más marginados y con menor acceso a la educación.

La organización mundial calcula que el 90% de los niños con minusvalías no asisten a la escuela, y que el índice mundial de alfabetización de adultos con discapacidades llega solamente al 3%, un porcentaje que baja al 1% en el caso de las mujeres que sufren la misma situación.

El tratado deberá ser aprobado por la Asamblea General de la ONU en el período de sesiones que empieza en septiembre, y para su entrada en vigor luego necesitará la ratificación de los países miembros.