Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un pedazo de basura espacial pasa rozando la Estación Internacional

Los científicos consideran que el riesgo de colisión es nulo y no variarán la órbita de la nave

Un pedazo de basura de 79 kilos que flota en el espacio desde 1963, resto de una misión estadounidense, ha causado inquietud en la NASA, que ha advertido al Centro ruso de Control de Vuelos Espaciales de que el objeto en cuestión va a pasar a tan solo 240 metros de la Estación Espacial Internacional. En la nave, el proyecto científico más ambicioso jamás emprendido por el ser humano, habitan en este momento dos astronautas, el ruso Pavel Vinogradov y el estadounidense Jeffrey Williams.

El portavoz del centro ruso, Vsevolod Latychev, ha indicado que el objeto no representa un peligro para la estación, en contra de lo afirmado antes por Alexandre Kireïev, responsable de los cálculos balísticos del centro ruso. "Si se establece que existe el riesgo de colisión, corregiremos la órbita de la Estación Espacial Internacional", había explicado Kiréyev. El complejo espacial ha cambiado de órbita en varias ocasiones para evitar el impacto de uno de los restos de basura que flotan alrededor del planeta.

Sin embargo, según los cálculos del centro ruso el riesgo de colisión es nulo, por lo que no se corregirá la órbita de la nave espacial. Sin duda la administración espacial norteamericana lo agradecerá, pues no tendrá así que variar su plan de lanzar en julio el trasbordador Discovery hacia la estación espacial.